22 de abril de 2014
22.04.2014
Levante-emv

Un ángel de la guarda en la muñeca

Una empresa de Paterna fabrica pulseras para localizar pacientes, equipamientos médicos e incluso evitar el robo de niños

22.04.2014 | 18:49

En el Hospital La Fe de Valencia, «el más grande de Europa», las pulseras de Mysphera actúan como guardas de seguridad. La empresa valenciana ha creado un sistema que localiza no sólo camas y sillas de ruedas en caso de robo o extravío, sino también a las personas. De esta forma se optimizan los recursos del hospital, y facilita a familiares y visitantes el estado de los pacientes ahorrando «interminables» tiempos de espera.

Desde su sede en Paterna, Mysphera desarrolla un sistema de «identificación, localización y trazabilidad» mediante pulseras digitales, cuenta su director Salvador Vera. En el caso de los pacientes, «la pulsera no molesta, muchas veces no saben ni que la llevan», afirma el director. «La enfermera, con una tableta o con el mismo carro del hospital, hace una correcta identificación del paciente, que es uno de los errores médicos más habituales». Las pulseras se «cruzan» con la historia clínica del paciente, siempre respetando la ley de protección de datos, para tener un acceso directo a sus datos y medicación y para informar a los visitantes sobre el estado, ubicación y tiempo de espera estimado de sus tratamientos. Por su parte, los centros sanitarios aumentan la seguridad clínica de sus pacientes con una gestión eficiente del personal y sus recursos, que muchas veces «los pierden, o están en desuso y no lo saben».

«A nivel hospitalario estamos mejorando urgencias y quirófanos», asegura Vera. Además, el equipo va a lanzar próximamente un producto «para evitar el robo de bebés». Con una pulsera en la pierna del pequeño y otra en la mano de su madre, al acercarse se enciende una luz verde en ambas; en caso contrario, la luz será roja. «En Latinoamérica es más habitual el caso de niños robados», dice, por lo que han creado una alerta si alguien le quita la pulsera al bebé o si este sale de una zona determinada.
También utilizan el sistema de Mysphera para el control de penitenciarías o centros psiquiátricos, la organización de sus funcionarios y un mecanismo de alarma si es necesario socorrerlos. Lo mismo ocurre con el equipamiento: «el software funciona por sí mismo, pero tiene más valor si lo integras con los datos del centro».

Con menos de dos años de trayectoria, la sensación de seguridad y gestión de la información de las pulseras ya se ha exportado a Suiza y América Latina. «En Chile hemos implantado el sistema en numerosos hospitales, buscamos mejorar tiempos de espera, dar información al familiar y habilitar paneles con el plano de urgencias». También, Vera añade que es interesante para los médicos para distribuir los horarios de los trabajadores y las operaciones quirúrgicas, entre otros. «En América Latina se está invirtiendo mucho en la modernización de los hospitales», afirma, «y en Europa también, pero es más complicado desde que empezó la crisis».
La empresa valenciana ya tiene una filial en Chile y numerosos socios en Alemania, donde prevé crear una nueva delegación que atienda a los clientes del centro y este europa. También tiene la vista fija en Estados Unidos, donde afirma que hay más mercado gracias a la rápida implantación de estas tecnologías y los numerosos concursos. «Las empresas más grandes están en Estados Unidos, pero tenemos ventajas competitivas: nuestro sistema se creó específicamente para el mundo sanitario, somos especialistas y nos orientamos a la mejora del proceso del hospital. Muchas veces empresas grandes no dan el servicio adecuado al cliente», concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook