Frank Nyakairu, Kampala. efe

El frágil proceso de paz que se llevaba a cabo para terminar la guerra del norte de Uganda está cerca de colapsar tras conocerse las órdenes internacionales para arrestar a los principales líderes rebeldes, según coinciden varios mediadores.

La Corte Penal Internacional (CPI), con sede en La Haya, envió en las últimas horas las órdenes de búsqueda y captura de los máximos comandantes del Ejército de Resistencia del Señor (LRA), un grupo que desde hace 19 años combate en el norte del país. Estas órdenes, las primeras que emite la CPI y que buscan procesar a los líderes rebeldes por crímenes de lesa humanidad, representan un tropiezo para los esfuerzos de paz entre el LRA que se realizan desde noviembre de 2004.

El arzobispo de la diócesis norteña de Gulu, John Baptista Odama, uno de los mediadores, reconoció que su temor es que la guerra en su región nunca llegue a terminar porque el anuncio de la CPI hacen «muy difíciles las gestiones de paz». Las órdenes de búsqueda y arresto incluyen al máximo líder rebelde, Joseph Kony, quien se sospecha tiene sus bases en el sur de Uganda y que, de llegar al poder, afirma el país se regirá por los Diez Mandamientos.