Efe, Berlín

La presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Angela Merkel, se convertirá en la primera mujer que asuma la Cancillería alemana, tras el acuerdo alcanzado con el Partido Socialdemócrata (SPD) para formar una gran coalición de gobierno. Tres semanas después de los comicios generales del pasado 18 de septiembre, el SPD cedió en sus pretensiones de seguir designando al canciller, pero a cambio de ello consiguió arrancar a la CDU y a su ala bávara, la Unión Cristiano Social (CSU), una serie de concesiones en el reparto del poder.

Merkel fue la primera en anunciar oficialmente el acuerdo, cuyo contenido había circulado durante horas por los medios de información.

La líder conservadora dijo que la cúpula de su partido había decidido por unanimidad abrir negociaciones de coalición y que será la CDU-CSU la que designe al canciller.

Aunque no dijo directamente que será ella quien dirija el futuro gobierno, sí lo confirmó indirectamente al señalar que estaba «firmemente dispuesta a hacer algo bueno por los ciudadanos».

Tras la insistencia de varias periodistas extranjeras que le reclamaban una reacción más emocional al preguntarle cómo se sentía como futura cancillera, Merkel respondió: «me siento bien, pero tenemos mucho trabajo por delante».

Fuerte presencia del SPD

El acuerdo preparado el fin de semana por el canciller Gerhard Schröder y el presidente del SPD, Fran Müntefering, por un lado, y por Merkel y el jefe de la CSU, Edmund Stoiber, por el otro, y sellado ayer por las directivas de los partidos, incluye un claro reparto de los ministerios.

Así, el SPD podrá contar con ocho ministerios, entre ellos pesos pesados como Exteriores, Finanzas, Trabajo, Justicia y Sanidad, e incluida la vicecancillería, cargo que asume alguno de los ministros.

La CDU y la CSU ocuparán, además de la Cancillería y el ministerio de la Cancillería, otros seis departamentos, cuatro el primer partido y dos el segundo.

Entre los ministerios claves que en el futuro estarán dirigidos por conservadores figuran el de Interior, el de Defensa y el de Economía y Tecnología, que ocupará el líder de la CSU, Edmund Stoiber, como él mismo había avanzado. El que era hasta ahora Ministerio de Economía y Trabajo volverá a dividirse en dos, el citado de Economía y Tecnología y uno de Trabajo y Asuntos Sociales.

Otros nombres que circulan son el de Wolfgang Schaeuble como ministro del Interior, aunque para este cargo también se baraja el del cristiano-social Günter Beckstein.

Por parte socialdemócrata las incógnitas son mayores, sobre todo persiste la de saber quién asumirá la vicecancillería y el ministerio de Exteriores.

Según Müntefering, las negociaciones comenzarán la semana próxima y se espera que puedan concluir antes del congreso ordinario del SPD, el 14 de noviembre.