14 de enero de 2010
14.01.2010

Más de cien mil muertos en Haití

Decenas de miles de personas buscan supervivientes entre los escombros de los innumerables edificios que se han derrumbado en Puerto Príncipe - El Palacio Nacional, la catedral y varios ministerios y hoteles han quedado destruídos

14.01.2010 | 01:00
Varios ciudadanos buscan supervivientes entre las ruinas, bajo las que se encuentran numerosos cadáveres.

?
El primer ministro de Haití, Jean Max Bellerive, cifró ayer en "cientos de miles" los fallecidos a causa del terremoto que sacudió la noche del martes el país caribeño, en una entrevista con la cadena estadounidense CNN, mientras la Cruz Roja dice que tres millones de personas pueden haberse visto potencialmente afectadas por el seísmo. Haití cuenta con una población de unos 8,9 millones de habitantes, y en su capital residen unas 850.000 personas. El primer ministro relató la situación que vive la capital, Puerto Príncipe, que ha quedado prácticamente destruida, aunque destacó que la población se está comportando con "calma".
Decenas de miles de personas se despertaron ayer en las calles de la capital haitiana, donde pasaron la noche tras el fuerte seísmo de 7 grados en la escala Richter que sacudió el país caribeño.
La emisora Radio Metropole indicó en su web que "los haitianos apilan los cadáveres en las calles devastadas de la capital y otros buscan sobrevivientes y muertos entre las ruinas".
El panorama es dantesco. Tapados con sábanas se observan muchos cadáveres tendidos en el suelo por todas partes, mientras los heridos son trasladados en busca de asistencia médica con ayuda de amigos o familiares. Además, los cadáveres son evacuados por los mismos ciudadanos, que buscan un lugar donde depositarlos. La electricidad permanece cortada en la mayor parte de Puerto Prínciped, es muy difícil establecer comunicación telefónica e internet no funciona o funciona muy mal.
Algunos de los portales de los medios informativos haitianos empezaron ayer a actualizar sus informaciones, que en la mayoría de los casos quedaron congeladas en el momento del terremoto, debido al colapso de las telecomunicaciones. Según Haiti Press Network, decenas de miles de personas pernoctaron en las calles de Puerto Príncipe, que "han servido de refugio a los habitantes de la capital que huyeron de sus casas en ruinas", tras el sismo registrado a las 21.53 GMT del martes y al que siguieron tres réplicas de 5,9, 5,5 y 5,1 grados. El epicentro del terremoto principal se situó a 15 kilómetros de Puerto Príncipe, la única ciudad de la que se sabe con certeza que ha sufrido el golpe. Del resto del país apenas hay noticias.

Destrucción del Palacio Nacional
Se ha confirmado que el edificio de cinco plantas de la ONU se vino abajo con el terremoto y también sufrieron daños muy importantes la catedral de Puerto Príncipe, en el distrito de Bel Air, el Palacio Nacional, sede de la prtesidencia, en la zona de Champ de Mars, los ministerios de Asuntos Exteriores, Finanzas, Obras Públicas y Comunicación, numerosas escuelas y colegios, y el hospital de Peitonville, un suburbio de la capital. Entre los edificios que han quedado fuertemente dañados o destruidos totalmente por el seísmo aparecen también los hoteles Christopher, Montana y Karibé, así como la embajada de Francia. Del imponente edificio blanco del Palacio Nacional solo queda en pie la planta baja y todo lo demás ha quedado reducido a escombros. Además, la catástrofe ha causado el hundimiento de centros comerciales, bancos y edificios de oficinas cuyos escombros ocupan buena parte de la calzada en las vías de la capital. La prisión principal del país ha sido destruida y un número indeterminado de presos se fugaron, según la ONU.
Compañías aéreas de Santo Domingo confirmaron que el aeropuerto de Puerto Príncipe está abierto pero que la torre de control sufrió daños severos. Solo hay un controlador aéreo operativo en Haití, indicaron las fuentes dominicanas.
Por su parte, Médicos Sin Fronteras (MSF) informó de que cerca de un millar de heridos tuvieron que ser atendidos en hospitales improvisados al aire libre. El centro de salud de Martissant tuvo que ser evacuado después de que el terremoto dañara su estructura, lo que obligó a los médicos a atender a los damnificados por el seísmo en tiendas de campaña en la calle.

Un golpe al país más pobre e inestable del hemisferio occidental
Las catástrofes siempre son más graves entre los pobres. Y Haití es el país más pobre de América y de todo el hemisferio occidental. Si más del 80% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, en un país cuyo inestable Gobierno gestiona un Estado casi fallido y dependiente de los dólares que vienen del exterior, las modestas infraestructuras no ayudan a la supervivencia de los casi nueve millones de habitantes de la isla. René Preval ganó las elecciones presidenciales de 2006 dando fin a dos años de carencia de Jefatura del Estado en un país cuyo primer ministro, Jean-Max Bellerive, lleva en el poder apenas dos meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook