El propósito del partido ultraderechista e islamófobo alemán "Pro Deutschland" de difundir el vídeo que ridiculiza al profeta Mahoma ha desatado la alarma del sindicato policial, mientras la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel recomienda prohibir esa acción.

"Ni el derecho a la libertad de expresión ni a la libertad artística son ilimitados", apuntó hoy el portavoz de Interior de la CDU, Wolfgang Bosbach, en unas declaraciones a la radio pública Bayerisches Rundfunk.

Por parte del sindicato de la policía, su presidente Rainer Wendt alertó del peligro que supondría la difusión de ese vídeo y recordó los altercados registrados unos meses atrás, cuando esa formación ultraderechista decidió exhibir caricaturas de Mahoma en las inmediaciones de mezquitas alemanas.

Durante semanas se produjeron enfrentamientos en distintas ciudades de todo el país entre militantes de esa formación islamófoba y la minoría musulmana salafista, a raíz de la provocadora acción de "Pro Deutschland".

El Gobierno alemán ha condenado repetidamente los contenidos de ese vídeo, que han encendido una ola de protestas en todo el mundo musulmán y que provocó el pasado viernes el intento de asalto de la embajada alemana en Sudán, que quedó parcialmente quemada.

En medios alemanes se ha apuntado a que desde días atrás los imanes sudaneses habían calentado los ánimos contra Alemania, con el argumento de que en ese país se habían exhibido impunemente caricaturas que ridiculizan a Mahoma, en alusión a esa acción anterior de "Pro Deutschland".

Esa formación marginal, contraria a la construcción de mezquitas en Alemania y con representación en algún consistorio municipal del "Land" de Renania del Norte-Westfalia, se propone ahora exhibir íntegramente en Berlín el controvertido vídeo realizado en Estados Unidos.

Frente a las alarmas policiales y el pronunciamiento desde las filas de la CDU, la oposición socialdemócrata y Verde considera que no hay fundamento legal para su prohibición, por encima del repudio de su contenido.