24 de septiembre de 2013
24.09.2013
Asamblea General de la ONU

Obama tiende la mano a Irán para cerrar el programa nuclear

Considera que las últimas declaraciones de Teherán "deben ofrecer la base para un acuerdo significativo"

24.09.2013 | 18:46

El presidente de EEUU, Barack Obama, apostó por la vía diplomática para lograr un acuerdo sobre el programa nuclear de Irán, pero pidió que ese país dé pasos "transparentes y verificables".

Obama, en su intervención ante la Asamblea General de la ONU, señaló que las declaraciones positivas de Teherán en la última semana acerca de que Irán no construirá armas nucleares "deben ofrecer la base para un acuerdo significativo".

Recordó en concreto una fatua del líder supremo iraní, ayatolá Ali Jameneí, y las declaraciones del presidente, Hasan Rohaní, en las que ambos han reiterado que están en contra de las armas atómicas.

"Estas declaraciones deben ofrecer la base para un acuerdo significativo", con una resolución que establezca el derecho iraní a la energía nuclear con fines pacíficos.

Para ello, pidió que Irán, signatario del Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear, se adhiera al Protocolo Adicional que permite inspecciones sin previo aviso en instalaciones no nucleares y que "emprenda acciones transparentes y verificables".

En este sentido, Obama dijo que Estados Unidos no busca cambiar el régimen iraní y respeta "el derecho del pueblo iraní a un acceso pacífico a la energía nuclear".

Obama dijo que ha pedido a su secretario de Estado, John Kerry, que prosiga el camino en cooperación con la Unión Europea, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania (el grupo 5+1) en relación con la cuestión nuclear iraní: "Creo firmemente que hay que probar la vía diplomática", recalcó.

Reunión el jueves en la ONU

El grupo celebrará una reunión con el ministro iraní de Exteriores el próximo jueves en la ONU, en lo que será el encuentro de mayor nivel entre responsables de EE.UU. e Irán desde 1979.

El presidente estadounidense mencionó esa fecha, al recordar que que Irán y su país han vivido separados desde la revolución islámica de 1979 y padecen "una desconfianza mutua que tiene raíces profundas".

Sin embargo, Obama reconoció que no cree que estas diferencias "se puedan solucionar de la noche a la mañana", pero avanzó que se podría resolver el conflicto sobre el programa nuclear iraní y eso "puede servir para mejorar nuestra relación" y colocarla en un nivel de "interés y respeto mutuo".

Durante la última semana se ha apuntado a una posible reunión de Obama con Rohaní durante la actual Asamblea General de la ONU y la Casa Blanca se ha limitado a decir que no está programada, aunque sin descartarla de forma tajante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook