Al menos 50 yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) y 23 combatientes de las fuerzas kurdas y rebeldes murieron el sábado en enfrentamientos y bombardeos en el enclave kurdo sirio de Kobani, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Cinco de los miembros del EI fallecidos eran suicidas, y de ellos cuatro hicieron estallar coches bomba y uno un cinturón de explosivos.

El resto de muertos en las filas yihadistas se produjeron a causa de los choques con las kurdas Unidades de Protección de Pueblo y con brigadas rebeldes, así como en bombardeos de la aviación de la coalición internacional.