13 de diciembre de 2018
13.12.2018
Brexit

May descarta "un avance inmediato" que salve el acuerdo del Brexit

La primera ministra británica busca "garantías" en la cumbre de dos días con sus socios europeos

13.12.2018 | 16:17
Theresa May, en la cumbre de Bruselas.

La primera ministra británica, Theresa May, busca este jueves "garantías" de la Unión Europea (UE) para salvar el acuerdo del Brexit en Westminster, aunque descartó un "avance inmediato" de unos socios comprensivos, pero firmes en su oposición a modificar el pacto.

"No espero un avance inmediato, pero lo que sí espero es que podamos empezar a trabajar lo antes posible en las garantías" necesarias, aseguró May a su llegada a uncumbre de dos días en Bruselas, en la que expondrá qué "garantías políticas y legales" apaciguarían a los diputados británicos.

La cumbre de mandatarios este jueves y viernes pone la guinda a una semana rocambolesca en el drama del Brexit, en la que la primera ministra logró que sus propios diputados no le arrebataran las llaves del número 10 de Downing Street ni las riendas de la negociación con Bruselas.

La 'premier' tiene previsto exponer la situación ante sus 27 socios europeos antes de una cena de trabajo, si bien antes mantuvo una discusión de "último minuto" con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, según este último, y una reunión a solas con su par irlandés, Leo Varadkar.

Pero pese a su victoria en Londres, el rechazo en el parlamento británico al acuerdo de divorcio negociado con Bruselas sigue planeando y el mecanismo de último recurso acordado para evitar una frontera para bienes en la isla de Irlanda cristaliza esa oposición.

Ante una posible derrota, la 'premier' decidió reportar el voto previsto el martes al mes de enero e inició una gira por varios países europeos para lograr "garantías" de sus socios de que ese mecanismo, conocido como 'backstop', no se utilizará.

Los más fervientes partidarios del Brexit temen quedarse atrapados indefinidamente en las redes de un "territorio aduanero común" con la UE, si Londres y Bruselas no logran una solución mejor para su futura relación, que debe comenzar como muy tarde en enero de 2023.

Dispuestos a ayudarla


Los socios de May se mantienen firmes en que no se modificarán ni el acuerdo de divorcio ni la declaración política sobre la futura relación, negociados durante 17 meses y a los que dieron su visto bueno el 25 de noviembre, pero quieren ayudarla.

"No veo que podamos cambiar el acuerdo de divorcio otra vez. Por supuesto, podemos hablar sobre si existen garantías adicionales", dijo la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel. "Estamos dispuestos a ayudarla", aseguró su par neerlandés, Xavier Bettel.

La primera ministra británica debe exponer esta tarde su visión de la situación a sus homólogos, que discutirán sobre las opciones sin ella al término de una cena de trabajo. "Todo se trata de clarificación esta noche", dijo el holandés Mark Rutte.

"Tenemos varias ideas, pero no una estrategia desarrollada. Todo dependerá de su discurso antes de la cena", según un diplomático europeo, para quien la solución consistirá más "en un ejercicio de comunicación" ya que no están dispuestos a "reabrir los textos".

El proyecto de declaración de 6 párrafos preparado por los europeos reza que el 'backstop' "sólo se aplicaría durante un corto período de tiempo y durante el tiempo estrictamente necesario", indicaron a la AFP fuentes diplomáticas europeas.

El acuerdo de divorcio ya explicita que el 'backstop' sólo se aplicará "temporalmente" hasta lograr un acuerdo posterior, por lo que una fuente diplomática cuestiona que una declaración jurídica sobre su interpretación solucione "el problema de Reino Unido".

El Consejo estaría dispuesto, no obstante, "a examinar si pueden dar más garantías (...) en enero" a su par británica, pero "que no contradirían el acuerdo de retirada", según una fuente europea. Este enfoque a dos tiempos busca evitar más reclamos de los partidarios del Brexit, pero no convence a todos los países del bloque.

El "mejor método" para "hacer superfluo el 'backstop' es llegar a un acuerdo sobre la futura relación lo antes posible", dijo una fuente del gobierno alemán en referencia a un eventual futuro acuerdo comercial, político y de seguridad entre la UE y Reino Unido.

Más allá del Brexit


Los mandatarios europeos aprovecharán su reunión para abordar también los planes de contingencia ante una eventual retirada de los británicos sin acuerdo el próximo 29 de marzo, fecha que marcará el primer divorcio en seis décadas de proyecto europeo.

La cumbre de dos días debe servir para urgir a finalizar rápidamente las negociaciones sobre la agencia europea de guardias fronterizos y a intentar lograr un acuerdo político sobre el presupuesto plurianual 2021-2027 de la UE para el segundo semestre de 2019.

El papel de Rusia en Ucrania, como el último incidente en el mar de Azov, también será objeto de debate de los mandatarios, que el viernes deberán dar su visto bueno a una poco ambiciosa reforma de la zona euro, para protegerla ante futuras crisis económicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook