18 de diciembre de 2018
18.12.2018

Prisión para la pareja de neonazis que llamó Adolf a su hijo en honor a Hitler

Adam Thomas y Claudia Patatas han sido sentenciados por pertenencia a un grupo terrorista

18.12.2018 | 17:11
Claudia Patatas y Adam Thomas.

Una mujer de origen portugués y su compañero británico que bautizaron a su hijo Adolf en honor de Hitler, fueron sentenciados a prisión el martes por pertenecer a un grupo terrorista de ultraderecha prohibido en Reino Unido.

Un juez de Birmingham, en el centro de Inglaterra, condenó a Adam Thomas, exguardia de seguridad de 22 años, a seis años y medio de cárcel y a su compañera portuguesa Claudia Patatas, de 38 años, a cinco años de reclusión, informó el tribunal.

La pareja forma parte de un grupo de seis personas que en noviembre fueron declaradas culpables de pertenecer a National Action, la primera organización ultraderechista prohibida por el gobierno británico en diciembre de 2016 en virtud de la legislación antiterrorista.

National Action quería "derrocar la democracia en el país mediante graves actos de violencia y asesinatos, y la imposición de un Estado de estilo nazi que erradicara a sectores enteros de la sociedad mediante tales actos de violencia y asesinatos en masa", afirmó el juez Melbourne Inman al dictar sentencia.

El magistrado subrayó que la pareja, que dio a su hijo el segundo nombre de Adolf, tenía "una larga historia de creencias racistas violentas".

En algunas de las fotografías mostradas durante el juicio se pudo ver a Thomas, con su recién nacido en brazos, vestido con el atuendo característico de la organización racista estadounidense Ku Klux Klan (KKK).

El hombre afirmó que no era más que un "juego" pero reconoció ser racista y haber dado a su hijo el segundo nombre de Adolf debido a su admiración por Hitler. Thomas también fue declarado culpable de tener en su posesión, grabado en su ordenador portátil, un manual con instrucciones para fabricar bombas artesanales.

El grupo National Action fue prohibido unos meses después del asesinato de la diputada laborista británica Jo Cox, perpetrado por un simpatizante neonazi en junio de 2016, poco antes del referéndum sobre el Brexit.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook