04 de febrero de 2019
04.02.2019
Conflicto venezolano

Maduro pide ayuda al Papa para que ayude a "facilitar" un proceso de diálogo

El presidente venezolano afirma que "revisará integralmente" las relaciones que mantiene con la docena de países europeos que han reconocido a Guaidó

04.02.2019 | 16:04

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha desvelado este lunes que ha enviado una carta al Papa Francisco para que "ayude" a sacar adelante un proceso de diálogo para superar la crisis política que atraviesa el país sudamericano.

"Le envié una carta al Papa Francisco. Espero que esté en camino o haya llegado a Roma, al Vaticano", ha dicho, antes de agregar que en la misma le ha trasladado que está "al servicio de la causa de Cristo".

"En ese espíritu le he pedido que nos ayude a un proceso de facilitación, de fortalecimiento del diálogo como camino", ha señalado, al tiempo que ha recordado el llamamiento encabezado por México y Uruguay a favor de un proceso de diálogo.

Así, Maduro ha solicitado al Papa "que ponga sus mejores esfuerzos, su voluntad, para ayudarnos en ese camino del diálogo". "Ojalá tengamos una respuesta positiva", ha remachado, en una entrevista concedida a la cadena de televisión italiana Sky TG24.

Horas después, el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, ha confirmado que la carta ha sido enviada por Maduro con el objetivo de relanzar el diálogo en Venezuela, tal y como ha recogido la agencia de noticias Reuters.

Parolin, de visita en Emiratos Árabes Unidos (EAU) junto al Papa, no ha dado más detalles acerca del contenido de la misiva, dirigida a uno de los primeros mediadores en las conversaciones entre el Gobierno y la oposición venezolana que han fracasado en los últimos años.

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien se autoproclamó "presidente encargado", ha rechazado cualquier diálogo "falso" con Maduro y ha declinado aceptar la propuesta formulada por México y Uruguay.

El 23 de enero, Guaidó se autoproclamó "presidente encargado", en respuesta a la decisión de Maduro de iniciar el 10 de enero un segundo mandato que ni la oposición ni gran parte de la comunidad internacional reconocen porque dicen que se basa en unas elecciones presidenciales, las del 20 de mayo, no democráticas.

Guaidó se ha fijado como 'hoja de ruta' cesar la "usurpación del poder" y crear un gobierno de transición que conduzca a la celebración de unas elecciones "libres". Estados Unidos, Canadá y la mayoría de los países de la región le han reconocido como "presidente encargado" y le han ofrecido su apoyo en esta "transición democrática".

Maduro "revisará" las relaciones con Europa

Mientras, el Gobierno de Nicolás Maduro dijo este lunes que "revisará integralmente" las relaciones que mantiene con la docena de países europeos que esta misma jornada anunciaron que reconocen al jefe del Parlamento, Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela hasta que sean convocadas elecciones.

A través de un comunicado de su Cancillería, el Gobierno de Maduro señaló que la revisión de las relaciones comienza "a partir de este momento" y hasta tanto se produzca en estas naciones "una rectificación que descarte su respaldo a los planes golpistas y los reencauce hacia el respeto irrestricto del derecho institucional".

Asimismo, el Gobierno sostiene en su comunicado que la soberanía de Venezuela "no está sujeta a ninguna clase de reconocimiento por parte de autoridad extranjera alguna".

El Gobierno de Maduro ha denunciado que afronta un golpe de Estado, que tiene a la cabeza a Estados Unidos y las "oligarquías" de la región.

En ese sentido, comentó este lunes que le "resulta alarmante el grado de subordinación" de los Gobiernos europeos que reconocieron a Guaidó a la "política guerrerista" de Estados Unidos.

"Denunciamos que esta decisión es abiertamente violatoria de los principios y prácticas que rigen las relaciones diplomáticas, sentando un precedente peligroso para la convivencia pacífica entre las naciones", añadió el Gobierno en el texto.

Guaidó elevó la tensión política en Venezuela al anunciar que asumió las competencias del Ejecutivo hace casi dos semanas, un acto que el presidente Nicolás Maduro, que gobierna desde 2013, cataloga como "autoproclamación" y rechaza.

Asimismo, el opositor aprovechó su alto cargo de dirigente de la Asamblea Nacional para pedir a 46 países que sean congelados los activos de Venezuela en sus territorios, y nombró embajadores en 10 países americanos y ante el Grupo de Lima, crítico con Maduro.

El líder chavista se impuso con holgura en los comicios de mayo pasado, a los que no se presentó el grueso de la oposición por considerarlos fraudulentos y estar inhabilitados sus principales partidos y dirigentes.

Por tal motivo, el antichavismo considera que Maduro "usurpa" la presidencia y que las competencias del Ejecutivo recaen en el jefe del Parlamento hasta que sean convocadas nuevas elecciones, en base a la interpretación que hacen de varios artículos de la Constitución.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído