17 de septiembre de 2019
17.09.2019
Elecciones

La participación en las elecciones de Israel supera las expectativas

Netanyahu se juega su reelección tras cinco meses sin acuerdo después de las elecciones de abril

17.09.2019 | 08:03
Un cartel electoral del Likud, con una foto de Netanyahu y Trump.

La participación en las elecciones israelíes en lo que va de día supera las expectativas y se mantiene dos puntos por encima de la que se alcanzó el pasado abril, pese a las previsiones de abstención, en una jornada festiva y tranquila que transcurre sin apenas incidentes.

Un 26,8 % de votantes cumplieron su deber en las cuatro primeras horas de apertura de urnas, una cifra que supera las de las últimas siete citas electorales y que no impidió que los principales líderes siguieran instando a la población a votar.

En las redes sociales y en vídeos o mítines improvisados en lugares públicos, el primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, advertía de que se está registrando una alta participación en comunidades árabes y de izquierdas, frente a una baja en los feudos de su partido, el Likud.

Yair Lapid, del partido opositor Azul y Blanco, paseó por las playas de Tel Aviv para pedir los últimos votos a los bañistas que disfrutaban del buen tiempo e instó a sus seguidores a votar ya que Bibi (Netanyahu) "está sacando a los suyos de casa".

En Jerusalén, Adina Messing, joven enfermera y madre ortodoxa de 25 años, votó acompañada de su marido y sus dos hijos en un colegio de Rejavia a la alianza de derechas Yamina, con la esperanza de que el bloque de partidos derechista y religioso pueda formar coalición y mantener a Bibi en el poder.

"Espero que salga algo bueno de estas elecciones y que no estemos otra vez aquí en pocos meses", diojo a Efe, envuelta en un pañuelo colorido en la cabeza y sosteniendo entre sus manos a un bebé de pocos meses.

Y explicó que apuesta por la formación ultranacionalista y religiosa liderada por Ayelet Shaked para apoyar el crecimiento de Israel "como país judío" y "construir un buen futuro".

En el lado contrario del mismo colegio electoral estaba el jubilado Amnón Ramón, de 85 años, quien espera que "se pueda cambiar al primer ministro y el partido que gobierna" en esta segunda cita electoral.

A su entender, el país debe realizar "unos cuantos cambios que son muy necesarios" para volver "a las buenas maneras del pasado". Se necesita, asegura, "más igualdad, así como escuchar y tener en cuenta a más gente de alrededor", una habilidad que cree se ha erosionado tras diez años de gobierno de Netanyahu.

En Tel Aviv, de tradición progresista y laica, el ambiente festivo del día electoral llenó de gente las calles, parques, cafés y playas.

Eitan Bronstein, votante de mediana edad, aseguró a Efe que boicoteará los comicios al estar en contra "de las políticas racistas y de apartheid" que considera que Israel aplica a los palestinos.

Por su parte, el ortodoxo israelí Yuval Pery se mostró entusiasmado en Tel Aviv ante lo que definió como "una elección muy reñida".

"Uso mi poder de voto y le rezo a Dios para que todo salga bien. Creo que el principal tema de esta elección es entre los religiosos y los antirreligiosos, y por eso es tan importante votar", declaró a EFE.

Estos son los principales partidos que optan a obtener representación:

- Likud: derechista, liderado por Benjamín Netanyahu.

- Azul y Blanco (Kajol Lavan): principal coalición opositora, formada en febrero por la unión de tres partidos y liderada por el exjefe del Estado Mayor Beni Gantz.

- Lista Unida: unión de cuatro partidos que representan a los ciudadanos árabe israelíes.

- Israel Nuestro Hogar (Israel Beiteinu): partido de Avigdor Lieberman, secular y ultraderechista, potencialmente clave en la formación de gobierno.

- Yamina: unión de partidos de ultraderecha liderada por Ayelet Shaked (exministra de Justicia).

- Judaísmo de la Torá (Yahadut HaTora HaMeuhedet): judíos ultraortodoxos ashkenazíes (de origen europeo), liderados por el rabino Yaakov Litzman.

- Shas: judíos ultraortodoxos mizrahíes (de Oriente Medio y norte de África), liderados por el rabino Arie Deri.

- Laborismo-Guesher: alizana entre el histórico partido socialista con una fuerza de centro derecha pero con compromiso social.

- Unión Democrática: alianza de partidos de izquierda y centro izquierda, liderada por Nitzán Horowitz, del pacifista Meretz.

- Poder Judío (Otzmá Yehudit): es el partido más extremista que participa en la elección. Su líder es Itamar Ben Gvir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook