Los dos periodistas españoles que fueron secuestrados este lunes tras sufrir un ataque en el este de Burkina Faso, han sido asesinados, según ha informado, a falta de una confirmación oficial de las autoridades del país, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya.

Según ha explicado González Laya en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, aunque la información aún es "confusa", todo indica que dos de los cadáveres encontrados en el lugar del ataque corresponden a los dos periodistas españoles que, junto a un reportero irlandés, estaban realizando un documental sobre la caza furtiva en la región, cercana a la frontera con Benín.

Laya ha preferido no aportar todavía la identidad de los dos reporteros asesinados hasta que sea confirmada plenamente sobre el terreno, aunque sí ha indicado que responden a las iniciales D.B.A. y R.F.F. Poco después se ha sabido que las iniciales corresponden a los periodistas David Beriain y Roberto Fraile.

Localizan los cadáveres de los dos periodistas españoles desaparecidos en Burkina Faso Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

El suceso ha ocurrido en la zona de Pama, donde individuos armados emboscaron a una patrulla de unos cuarenta efectivos burkineses contra la caza furtiva, en la que iban junto a los periodistas españoles.

Laya ha indicado que se trata de una zona peligrosa, en la que actúan grupos terroristas, furtivos y bandidos, además de redes yihadistas.

La ministra ha reconocido que se trata de un día "muy triste" para el periodismo y ha puesto en valor la labor de los periodistas en España y en zonas de conflicto.

El Gobierno del país atribuye el ataque a terroristas

El Gobierno de Burkina Faso atribuyó a "terroristas" el ataque. "Por ahora, la identidad de los secuestradores no ha sido claramente establecida", afirmó el ministro de Comunicación y portavoz del Ejecutivo, Ousséni Tamboura, quien subrayó que "el balance humano del incidente es tres heridos y cuatro desparecidos, incluidos los tres expatriados y un burkinés".

"Sin embargo, las imágenes de los cuerpos sin vida de tres expatriados aún no identificados formalmente están circulando en las redes sociales", precisó el ministro en un comunicado.

El portavoz agregó que, "según las primeras informaciones disponibles, durante su excursión el equipo se encontró con una posición ocupada por terroristas que abrieron fuego".

Burkina Faso sufre ataques yihadistas desde abril de 2015, cuando miembros de un grupo afiliado a Al Qaeda secuestraron a un guardia de seguridad rumano en una mina de manganeso en Tambao, en el norte del país, que aún sigue desaparecido.

Los actos terroristas se atribuyen con frecuencia al grupo local burkinés Ansarul Islam, a la coalición yihadista del Sahel Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (GSIM) y al Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS), que atacan también en Mali y Níger.