Desde que, hace unos años, encontraron evidencias de agua generada en Marte, cada noticia que emana del planeta rojo para el tiempo en otro planeta: la Tierra. Ahora, el módulo de aterrizaje InSight de la NASA ha recibido un impulso de energía para limpiar el polvo de uno de sus paneles solares. Pero la pregunta sigue siendo la misma: ¿Viviremos en Marte? El Perseverance lo está haciendo posible.

Insight es un módulo de aterrizaje robótico ideado por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA) que fue enviado en 2018 para analizar las profundidades del planeta rojo. Desde que empezó a trabar, su planta de aterrizaje ha acumulado polvo en muchas de sus superficies, incluido el conjunto fotovoltaico, lo que producía una disminución de la energía a medida que el polvo acumulado en sus paneles solares aumentaba. (Aquí puede consultar el innovador proyecto de arquitectos y científicos españoles que plantea la construcción de cinco ciudades en Marte)

Un brazo robótico

Por eso, la agencia ha comenzado a limpiar los paneles solares con una técnica rudimentaria, muy básica, que, de alguna manera, está dando resultados positivos. Un brazo robótico del módulo de aterrizaje goteó arena cerca de un panel solar para que al viento se llevara parte del polvo. Es decir, los granos de arena atizaron el polvo de los paneles para que saltaran de la superficie a través del viento. Los granos más grandes arrastraron a las partículas más pequeñas y el resultado fue una ganancia de aproximadamente 30 vatios-hora de energía por sol, o día marciano. (Aquí puede consultar que hay muchos planetas con océanos y continentes en la Vía Láctea).

Otras técnicas

Asimismo, el equipo de InSight ha estado pensando maneras de tratar de limpiar el polvo de sus paneles solares durante casi un año. Por ejemplo, intentaron pulsar los motores de despliegue del panel solar (utilizados por última vez cuando InSight abrió sus paneles solares después del aterrizaje) para sacudir el polvo, pero no tuvieron éxito. Más recientemente, varios miembros del equipo científico comenzaron a perseguir la técnica contraintuitiva de filtrar arena cerca pero no tuvieron suerte. (Aquí puede consultar que la vida en el universo sería mucho más antigua que la Tierra).