El arzobispo grecocatólico Jan Babják, que celebró el pasado martes en Presov (Eslovaquia) una misa con el papa Francisco, ha dado positivo en COVID-19 y se encuentra en cuarentena, según ha confirmado a los medios del país Michal Pavlisinovic, portavoz de la Archieparquía de Presov.

Babják y Francisco "intercambiaron el signo de la paz durante la liturgia y tras la celebración conversaron un rato en italiano", tal y como ha recordado el portavoz que no obstante ha advertido de que "no estuvieron juntos para almorzar".

A la celebración de la misa con rito bizantino en la ciudad de Presov, al este del país centroeuropeo, asistieron unas 40.000 personas. Sin embargo, "no se usaron mascarillas durante la celebración", ha admitido el portavoz.

El prelado grecocatólico, al frente de la Eparquía de Presov, empezó a tener síntomas el viernes y se sometió el sábado a un test de coronavirus, que finalmente resultó positivo. Desde ese día, se encuentra aislado en casa cumpliendo con la cuarentena.