El 8 de marzo se nos permite sacar una nota de prensa, o un cartel violeta€ y el resto del año, somos recluidas a la subordinación, exclusión y desvalorización. Soy afiliada a CC OO y mi asombro al acudir en Valencia al área de la mujer, fue que era un espacio tan reducido que para que a compañera que me informaba pudiese salir yo tenía que levantarme de la silla.

En la manifestación del 1 de mayo estuve tentada de salir y pedir el megáfono€ Por favor, este año pasádmelo solo dos minutos€ vuestros discursos interminables eran una bofetada al olvido de un sindicato tras otro, de que una mujer nos representara a todas. Y si se os olvida hacerlo, llevaré el mío y me oiréis aunque sea desde la multitud, pero no merecemos vuestro silencio.

Merecemos la igualdad, no solo escrita en vuestras revistas, también en los cargos de los sindicatos y partidos, porque si no estamos en las cúpulas de poder, esto no cambia de color ni con lejía. Los sindicatos no permitís nuestra presencia de modo real. ¿Un 20 % en la ejecutiva Confederal de CC OO? ¿Un 11 por % en el Congreso Confederal? ¿Y por qué no la inclusión de un número de mujeres igual a la afiliación?

Las mujeres queremos una democracia real y participativa, donde los derechos sean respetados. Soñamos con contribuir, si nos lo permitís, a ser visibles en ese cambio a un futuro de esperanza y de paz para nuestra sociedad y nuestro planeta El momento es ahora. Emilia Nacher. Valencia.