Esto del coronavirus ha puesto de evidencia otra situación de desigualdad social.

El Gobierno recomienda el teletrabajo desde casa. Difícil lo tienen los fontaneros, albañiles, dependientes, reponedores de supermercados,.... es decir la inmensa mayoria de los currantes que no encuentran en Play Store la aplicación que les permita poner ladrillos, o destascar cañerías o servir las mesas de forma virtual.

Luego en la tele nos muestran una familia feliz (que no típica) con el papá y la mamá teletrabajando cada uno con su portátil mientras la niña rubia atiende explicaciones en su tablet y el niño también estudia con otro portátil. En el barrio en el que yo trabajo como docente la inmensa INMENSA mayoría de las familias no disponen ni de ordenador ni de WIFI en casa. Lo más parecido que tienen es el móvil del padre que se conecta de forma pirata a alguna red de internet del edificio para poder hablar por WhatApp con el resto de su familia de Marruecos, Pakistán o Ecuador. Este sistema de seguir las clases por internet lo que conseguirá es agrandar la brecha entre ricos y pobres. Como siempre.

DNI 19467143N

Valencia