Como parte de las nuevas generaciones, siento una preocupación bastante grande por mí mismo y mis congéneres: cada vez nos preocupamos menos por mejorar nuestra situación. No me refiero a que no nos preocupemos por nuestro estado, sino a que nos hemos acostumbrado a no tener que mejorarlo. Puede ser porque estamos acomodados y no es tan necesario como lo fue en un pasado. Sin embargo me decanto por la teoría de que hemos sido educados para aguantar viento y marea si es que queremos llegar a algo ya que si intentamos algo fracasaremos por estar solos o ser menos poderosos y nuestra situación empeorará. De igual forma, ¿para que votar si no vamos a conseguir que gane nuestro partido solo con un voto? Mejor abandonar el país y buscar uno que sea más estable. Ni siquiera en la situación actual somos capaces de preocuparnos más allá de cuanto se van a entorpecer nuestros estudios.