Prohibido salir a la calle, incluso está prohibido subir tu solo a la terraza de tu edificio para respirar 5 minutos de aire puro, hay que mantener la distancia de seguridad, etc.... La inmensa mayoría de los españoles aceptamos estas restricciones porque son imprescindibles para controlar esta pandemia; al parecer están dando buenos resultados, y se insiste en no bajar la guardia.

Todas estas prohibiciones adecuadas y necesarias son exigidas a todos los ciudadanos, con una única excepción, se exime al personal sanitario, que quizá sea uno de los colectivos con más posibilidades de expandir el coronavirus.

Fotos como ésta son habituales en los alrededores de muchos hospitales: todos juntos, agolpados, sin distancia de seguridad, con sus uniformes de trabajo, a veces se unen las fuerzas de seguridad que pasan por ahí y, en lugar de multar a cada uno de ellos, se unen en los aplausos,... indignante.