Me quedo algo consternado ante el auto judicial que ha dictaminado como derechos fundamentales fumar (creía que era un vicio) e ir de farra al clubes de ocio hasta las cuatro de la madrugada. Para mí los derechos fundamentales son los que quedan definidos en la Constitución y que todos sabemos cuales son.

La primera autonomía en la que un juez dictaminó que el confinamiento no era legal, fue Cataluña y la vicepresidenta Carmen Calvo jaleaba al secesionista Torra a que recurriese el auto judicial y que siguiera con lo que estaba dictando. No veo que la vicepresidenta lo haya dicho a otras regiones en las que los jueces han estimado que los confinamientos atentan contra los derechos fundamentales.

También les pido a los compañeros economistas más jóvenes que no sean tan agoreros con el derrumbe de la economía, pues precisamente lo ha tenido en cuenta la UE y ha concedido los millones de euros que han de llegar. También discrepo de la opinión de que no funciona el sistema de pensiones, pero hasta la fecha el que más ha podido cotizar cobra algo más que los que han cotizado por mínimos. Precisamente para paliar el problema de las personas que no han cotizado o no han cotizado el mínimo de años que marca la ley de la Seguridad Social, se crearon las pensiones no contributivas y los impuestos de solidaridad.