El pasado viernes contacté con la AVAP (Agencia Valenciana de Evaluación y Prospectiva) para hacer una consulta. Me atendió una funcionaria amabilísima y, tras exponerle mi consulta, algo complicada, me dijo que debía averiguarlo. Me pidió mi número de teléfono y me dijo que ya me llamaría en cuanto supiese algo. Pasados quince minutos, recibí la llamada de la funcionaria en la que me explicó el procedimiento a seguir para solventar mi consulta. Tras una breve conversación acerca del tema, le dí las gracias por su atención y ella me dijo que me había ayudado todo lo posible, ya que según entendí, era una funcionaria que había sido trasladada hace pocos meses a este puesto. Quiero dar las gracias públicamente a esta funcionaria por la amabilidad, profesionalidad y rapidez con la que atendió mi petición. Ello hace que me sienta orgulloso y presuma de todos los funcionarios y funcionarias de la Generalitat. Gracias también a vosotros por haber estado y estar a nuestro servicio y prestarnos vuestra ayuda en estos tiempos tan duros que nos ha traído la pandemia.