Valencia vuelve a tener sus propios hombres de Harrelson, una nueva sección de los UCOS , “la nueva 26” o policía de noche ahora también de tarde .

Los que ya somos mayores y sí vivimos la represión policial de la resaca del franquismo sabemos perfectamente qué era la 26. En aquellos años en los que algunos aún no entendían qué era esto de la democracia y excusándose en un tipo de delincuencia de la que ahora carece esta ciudad, mantuvieron una unidad que solo quería limitar la libertad de los jóvenes de la época. Pues 35 años después, cuando ya todos pensábamos que este tipo de cuerpos dentro de la policÍa eran el pasado, al Sr Concejal de Seguridad Ciudadana, en contra de lo esperado por todos, no se le ocurre otra cosa que gastarse más de medio millón de euros al año en ampliarla y crear una unidad especial de los UCOS para controlar al ocio por las tardes. Sabiendo que el ocio está controlado y muy bien controlado por el departamento de Actividades dirigido por una más que eficiente Lucia Beamud. Si no hay que controlar los cierres por si se produce un exceso de horas, porque es por la tarde, si no hay que controlar un exceso de volumen, porque ya lo está por la noche cuando su restricción es mayor... ¿Qué es lo que van a controlar? ¿Acaso el departamento de Actividades ha pedido esta unidad ?

Esto suena a venganza y represión, al exceso de controlar y perjudicar lo que no nos gusta. Esto huele a sectarismo, a colocar a 21 agentes más donde no son necesarios mientras la ciudad está carente donde sí se necesitan .

Sr Cano: el tardeo es un ocio creciente porque en su mayoría es un ocio más responsable y utilizado por un público de más edad que no quiere llegar a las tantas a su casa y que no quiere convivir con universitarios en los lugares de ocio.

Sr Cano: siguen robando dia tras dia en la puerta de los centros comerciales; siguen robando en los domicilios de cientos de valencianos los fines de semana; sigue habiendo problemas graves de tráfico en las zonas de compras allá donde vayamos. Pero usted se empeña en criminalizar el ocio y a sus usuarios. Usted no está para esto, para controlar todo esto, le repito, está el departamento de Actividades .

Pero usted ha decidido poner 21 agentes más en los máximo 20 locales que ejercen el tardeo en la ciudad de Valencia, uno por establecimiento, 21 policías más con sus armas, chalecos antibalas, boinas de lado al más puro estilo militar, al más puro estilo “Hombres de Harrelson”, al más puro estilo de “la 26”, vigilando a los ciudadanos mientras disfrutan del ocio.

¿Para cuándo su policía va a inspeccionar el resto de establecimientos de la ciudad?

 ¿Para cuándo va su policía a inspeccionar todas esas oficinas ilegales que hay en edificios residenciales?

¿Para cuándo va usted a inspeccionar los edificios públicos?

¿Para cuándo va usted a impedir que se ocupen ilegalmente edificios? ¿Para cuándo va a eliminar a los molestos gorrillas?

¿Para cuándo va usted a impedir que se robe y vendan cosas robadas en los chatarrerías de la ciudad impunemente?

¿Para cuándo vamos a tener una policía formada que aplique la ley y no lo que ellos piensan que debe ser?

¿Para cuándo va usted a controlar que todos esos mini supermercados sin ningún tipo de control sanitario sigan vendiéndoles alcohol a nuestros menores?

¿Para cuándo va a formar a su policía en el conocimiento de las leyes a aplicar?

Y no es que el sector no quiera ser controlado, porque ya es el más controlado de todas las actividades, con infinidad de inspecciones y controles tanto en la ejecución de los locales como en su actividad diaria.

Una vez más ustedes acosan policialmente a un sector, en una ciudad que no lo necesita. Esta es la imagen de inseguridad que damos a todos aquellos que nos visitan.

Y como siempre sin sentarse con nadie para coordinar y colaborar, una vez más sin hablar con el sector, una vez más, Sr, Cano, actuando contra la libertad, porque poner un policía en cada local de ocio de Valencia es coacción, aquí y por supuesto en Venezuela. Porque no es necesario salvo que quieran ustedes castigar a los “taberneros” por lo que ha ocurrido en otras comunidades o quieran amedrentar al sector para que todos esos honrados trabajadores, autónomos o empresarios de la hostelería y el ocio no se levanten todos unidos y digan hasta aquí hemos llegado con el apoyo de miles y miles de clientes que quieren disfrutar del tardeo sin “ La 26”.