En primer lugar, quiero expresar mis máximos respetos y consideraciones a quienes viven el fútbol con sentido y responsabilidad. Pero, por el contrario, nulo respeto y nula consideración a quienes, con absoluto desprecio por el resto de la población, viven el fútbol con un cerebro obtuso y vacío del más mínimo sentido de la responsabilidad. La noche del sábado 22 mayo hemos podido ver las imágenes en donde seguidores del Atlético de Madrid salieron a la calle (fuente de Neptuno) a pesar del llamamiento de las autoridades a no hacerlo, con una actitud anárquica y de absoluto desprecio al resto de la ciudadanía. ¡Ah! Si algunos de ellos se vieran en unos días en la UCI al haber sido atacados por la covid-19 y con síntomas de daño en los pulmones. Entonces cabría preguntarles cómo se sentían y si querían dar un consejo a quienes tengan en mente acudir a cualquier evento tal como ellos han hecho. Porque un ejemplo vale más que mil palabras.