Es una buena noticia que el Gobierno, a través de la comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos (CIPM), haya limitado el precio de los test de antígenos a 2,94 euros, cuando se estaba llegando a pagar hasta 12 euros, todo ello justificado por un desabastecimiento en las farmacias como el de las Navidades. Todo ello me recuerda cuando por ley tuvimos que ponernos la mascarilla que llegamos a pagar hasta 4 euros. Pero gracias a la competencia exterior a las farmacias, hoy se pueden comprar hasta 0,50 euros la unidad. Con esto y otras cosas más, los ciudadanos no paramos de pensar si esto que comenzó con una pandemia, no seguirá evolucionando en los laboratorios, con el fin de hacer dinero con las vacunas y otros, con los elementos para evitar según ellos, los contagios. Pues puedo asegurar que en mis años jamás había visto hablar tanto de las enfermedades y la vacunas, como se está hablando de ésta.