Jesús cerraba todos los días el café a las 8pm, ventanas y puerta, y el local quedaba a media luz mientras lo limpiaba. Alberta y Andrés todavía estaban hoy allí. Era el cumpleaños de Alberta - 45 años y seguían derrapando entre las últimas cervezas de la tarde. Se estaban riendo mucho 

  • Y tengo grabado su rostro que vi en un documental, enseñando su oasis en Vallecas, en medio del mundo, en forma de sillones en su libertad e intimidad, ja. ¡Ja! – se rio, nunca se iba a imaginar en el palacete que iba a terminar. Y el amigo hablaba de solidaridad, convivencia y comprensión por los más desafortunados, pidiendo, reparto, igualdad y revolución – diciéndolo moviendo las palmas de las manos levantadas y riéndose. En mitad de una guerra, se ha pegado una carrera hasta los bunquers del ejército enemigo en una hermosa urbanización. Que cachondo, Dios – decía Alberta. 

Se estaban riendo mucho. Estos excesos de hipocresía, les hacían muchísima gracia. Se reían de los caretos de muchos integrantes de la banda de los hipocrideros 

  • Y yo te digo – hablo Andrés con una sonrisa disimulada, maligna, traicionera…¿crees que Marx, al que dice que sigue, iría a cenar con este individuo, cómodo, a su magnífico y elitista chalet? se reían pensando en la discusión con Marx del reparto de la plusvalía entre el promotor y los albañiles en la construcción del chaletito très Jolie . Lo que había hecho este tío, “era cachondo” pensaban entre las risas. 

Andrés se levantó un tanto de su taburete y sin separar en dorso de la barra le pidió a Jesús, por favor si le podía acercar un boli y algo donde escribir. Le extendió un boli y folio a lo largo de la barra, 

  • A ver – le dijo mientras levantaba la cerveza, bebía y cogía el boli - te voy a dibujar el camino del triunfo no buscado pero conseguido – seguía riéndose. Partes con unas ciertas y verdaderas ideas, en este caso de izquierdas, en el mundo de la política, con ilusión convences y vences, camino duro, pero lleno de ilusión. Y tras esto, amiga – le dijo poniéndole la mano en el hombro y con cara de cachondeo, viene la segunda parte, comienzan los dineros y el poder y – haciendo gestos de director de orquesta marcando el silencia con un movimiento rápido del puño- se acabó la ideología. 
  • Bonita imagen del poder y los dineros – seguían riéndose. 
  • Y la tercera parte es ya, cuando se queman los libros de tus ideas y evacuas el hemiciclo por las puertas rotatorias situada debajo de la sala de emisión - dijo Andrés escenificando la escena de la escapada del hemiciclo…ahora ya carcajeaban. 
  • La unión cultural de Monte Peñas del Turia, quiere declarar el día de hipocresía nacional el año de nacimiento de este sujeto - ahora sí que ya se reían a gusto. 
  • Te has pasado Alberta – le dijo Andrés entre carcajadas. 

Jesús había terminado y se iba a ir. Tras bromear si les dejaba las llaves, ya se pusieron de pie los dos.

  • Sí amigos, todos tenemos una tendencia natural a la corrupción y el exceso fácil, entonces, o tienes una buena educación y unos fuertes principios o el poder y el dinero te pueden torcer y llevar hasta donde quieran. Andrés, tú conoces a los Estoicos.

 

Las últimas palabras de Jesús fueron como el último Coñac de golpe. Salieron con alegría del bar pensándose si aquella tarde iba a terminar con algún cubata en cualquier otro bar.