Andrés vio como venía Alberta a contra luz perfilada por la iluminación de la tarde que entraba por la puerta entreabierta...se la imaginaba, pues daba motivos, con los ojos perfilados y el gorro de piel curtida vuelto, con las hebillas danzando a contra viento mientras volaba en su Spirefire, buscando el harakiri contra la basura...- dijo, como siempre sin temblarle la voz.

 

- Esta gente barriobajera, vulgares listillas/os o macarras de los dineros, me producen risas, carcajadas tras escuchar excusas y explicaciones sobre el uso de montones monetarios en comidas, hoteles, viajes y putas y no en sus motivos previstos, pensados de los dineros en las mal metafóricamente llamadas tarjetas negras...hablen con propiedad...las tarjetas de las poco personas, o minúsculos individuos, o ladronzuelos o cleptómanos que no se aguantan.

 

- Todos los problemas que se pongan para controlar estas maniobras solo son producto de nuestra inutilidad – se lanzó Antonio y continuó- es fácil solucionar estos asuntos si hubiera una total trasparencia en el dinero público…cualquier céntimo gastado, visible por internet. Alberta, haciendo un pequeño escorzo desde su café, continuó con la crítica sin entrar en la solución.

 

- Y además, tratan de convencernos de la legalidad de esos gastos sin control y teniendo como único objetivo sea el bienestar propio del dignísimo y jodido politicucho. Recuerdo los juicios, todos, desde sus corbatas y camisas blancas, y en el banquillo de acusados, mirándonos, con soberbia y apuntando lo poco que podríamos hacer, discusión sobre conceptos, gastos, proporciones etc.…al final no es un puto ladrón...es un expresidiario con un montón de dineros. - «La pena y el arrepentimiento es de los débiles», se dirán desde su lectura de «así hablo Zaratrusta» por las noches después de furtarnos la pastuqui. Hay que cambiar el sistema - afirmo, empezaba a bajar a la altura del mar.…el avión de la verdad, buscaba la proa del crucero de mentira. Inmolarse por la verdad era un honor, había dicho entre risas alguna tarde Alberta.

 

Jesús andaba por el interior de la barra y entro en el umbral de la conversación cuando pasaba por allí y subiéndose las gafas les pregunto.

 

- ¿Sería legal y posible que el dinero de la nación estuviera totalmente editado?, es decir hacer públicos todos los ingresos y justificar, públicamente todos los gastos, cuanto gano, ingresa el estado y que hago con el dinero, yo, por ser político y el estado, por ser de todos. Cuentas trasparentes y publicas...ni un euro que todo el pueblo, es decir, nuestro dinero, no supiese sus gastos.

 

A los tres les pareció en principio una idea estrambótica...dudaron de ella hasta que, como no, Alberta encendió el motor bicilíndrico de aspas helicoidales.

 

- Puede ser una acción extraordinaria de demostración de un nuevo sistema de actuación. Dineros y cuentas públicas y trasparentes...no habrá engaños ni dobles palabras...los euros realizarían un desnudo integral en el cabaret rojizo para el disfrute y places de todos y todas.

 

Antonio se vio se vio obligado a intervenir.

 

- Alberta, hay cantidades y unidades de algunos gastos que el estado español debe de mantenerlas secretas. Por política exterior, por defensa y situaciones similares.

 

- Bueno, pues definitiva razón para hacerlos públicos. No podemos someternos a las superestructuras mercantiles y globalizantes que nosotros no hemos elegido. Tomemos nuestras propias decisiones como estado propio e independiente.

 

- No Alberta, no te excedas- le dijo Andrés. Era el único que le hacía pararse y reflexionar sus palabras.

 

Jesús se acercaba rasurando la barra -

 

- Poliol y cafés me dijisteis?- si – le dijeron, y él continuó hablando - Igual, amigos, estáis confundiendo a un grupo de ladrones, chorizos y vulgares engañados con todas las operaciones mercantiles a nivel político. Las tarjetas negras las llevaban unos pocos.

 

Andrés comentó.

 

- ¿de verdad piensas que la utilización de esos fondos no eran vox populi dentro del partido? Mira, amigo Jesús, o piensas mal o no aciertas...solo siendo muy tonto/a o pidiendo ojos prebiteros puedes no enterarte de estas maniobras.

 

- La endogamia política los hace a todos culpables. Juegan todos en las mismas reglas. El que no evita un asesinato, es parte de su culpabilidad. La subienda colectiva de estos actos es un acto mafioso y colectivo. !come on, it’s the party!...!gastémonos los ahorros del personal en whiskys y putillas!...se dicen...Alberta, cambiaba la expresión de su cara. No bromeaba ni bajaba el tono hablando de la prostitución.

 

Había, aun llegando la tarde, mucha gente en El Café Se fueron levantando y yéndose, mientras Jesús les decía.

 

- Parece cruel, pero en ocasiones la única solución es la amputación de este dedo podrido...a latigazos habría que sacar de la política y representación del poble, a los deplorables y despreciables mínimos sospechas de robarnos. - era un hombre comedido y pacífico, pero a los Pedófilos, por el daño a los niños, y ladrones públicos-políticos por insultarle públicamente de ser tonto, no los soportaba.