Con doce partidos por delante para que acabe la Liga el Levante se ve, por fin, fuera de los puestos de descenso. Aún así, la situación está muy apretada, tanto que todo parece indicar que puede haber hasta nueve equipos implicados en eludir las últimas tres plazas. Con los números tan apretados, el famoso «gol average», será fundamental.

Y, en eso el conjunto azulgrana está, de momento, bastante bien posicionado. Tanto es así que, tras el triunfo del viernes contra el Eibar, tiene ganado este aspecto tanto a los vascos (con un parcial de cinco goles a favor por cuatro en contra) y también con el Granada. Equipo al que vencieron tanto en tierras andaluzas (0-1 con gol de Rubén) como en el Ciutat de Valencia (2-1 con tantos de Camarasa y Barral).

Precisamente los goles del gaditano están siendo muy importantes para el equipo desde que llegó. No solo es el máximo anotador en Liga, con 6 goles, sino que, contando esta temporada y la anterior, el Levante ha sumado once once victorias seguidas con sus goles. Así ocurrió durante la presente campaña ante el Almería (2-1), el Málaga, con su histórico triplete, el Granada (2-1) y el ya citado Eibar. Además, salvo el Málaga, todos han sido contra rivales directos, lo que le convierte en un jugador fundamental para afrontar los seis partidos que aún quedan ante los equipos de la parte baja de la tabla. Cinco de ellos, además, tendrán lugar durante las últimas cinco jornadas, con lo que se prevé un final de infarto para los granotas.

De momento, de todos ellos tan solo el Elche sabe lo que es ganar al Levante UD esta temporada. Aunque también es verdad que los azulgrana solamente vencieron al Almería en el mencionado partido donde abrió el marcador Barral y luego marcó Víctor Casadesús para romper el empate que había logrado el visitante Zongo.

El resto, tres empates en casa, contra el Deportivo (0-0), Getafe (1-1) y Real Sociedad (1-1). Y uno a domicilio en el campo del Córdoba (0-0). Lo dicho, el «gol average» se presume fundamental y muy emocionante.