Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Llevant de todos

El Llevant es de todos los levantinos. Esta certeza la puso en jaque su constitución como SAD, pero el azaroso destino nos lo devolvió: 3/4 partes de las acciones son de una fundación pública, y paulatinamente deberían llegar a todo el levantinismo, con la horizontalidad accionarial y la democratización que ello representaría. Es sencillo: venta de esas acciones a los abonados para que vuelvan a ser socios, y participación del «poble granota» en las estructuras de gestión. Sin embargo los actuales dirigentes han mostrado un entusiasmo escaso antes las propuestas recibidas en esta dirección, ajenos a que la entidad es de todos. El Llevant es de todos, sí. Literalmente. A principios de los 50, con Antonio Román y las peñas al frente, el club salía vivo del peor órdago de su historia. Para ello el presidente diseñó una operación financiera que evitara la desaparición: miles de levantinistas compraron pases a 15 años (con una fe ímproba) y se hizo frente a los 11 millones de euros de la época que costó adquirir Vallejo. Sin esta compra jamás se hubiese podido construir el nuevo estadio y sin el Ciutat como garante de acreedores en los años 80, el club no existiría. La ecuación es sencilla: el Llevant es de todos aquellos levantinistas, hijos y nietos de los fundadores y padres y abuelos nuestros.

Hizo falta que 14 familias adineradas avalaran la operación, entre ellos los Illueca. Román no era un potentado pero su inteligencia y carisma le permitieron unir a todo el levantinismo entorno a un proyecto de futuro del cual es heredero el actual Llevant. Y uno de sus logros fue sumar a los Illueca para la causa. Esta saga de navieros del Grau siempre había echado un cable, fuese para el club de fútbol o para la Festa del poble, la Semana Santa Marinera. Desde los 50 Gastón, Casimiro o Enrique Illueca aparecen en las directivas, tapando agujeros o incluso, el primero, propuesto para presidente. Otro miembro de la saga, Manuel Illueca Llovet, irrumpirá en la directiva entre 1977 y 1986, una década de infarto. Este miércoles falleció y deja un vacío enorme, con la carga simbólica añadida de representar a esa saga. Era también el padre de nuestro compañero Manuel Illueca, profesor de Economía, columnista y autor del magnífico análisis del villarroelismo que se incluye en la Historia del Llevant UD. Padre e hijo acudían juntos a la tribuna de Orriols desde hace cuatro décadas. Ambos sabían que el Llevant UD es de todos; lo sabían mejor que nadie. Y todos nosotros no deberíamos olvidarlo jamás. Descanse en pau.

Compartir el artículo

stats