El exfutbolista del Levante UD Miguel Pallardó justificó ayer el ingreso de 90.000 euros en su cuenta, en las semanas posteriores al partido del presunto fraude, en los «beneficios» que obtuvo por su boda. El centrocampista, que ahora milita en las filas del Hearts de la liga escocesa, se casó en aquellas fechas. Las investigaciones de la Fiscalía Anticorrupción, que presentó la querella, llevaron a comprobar que un gran número de jugadores del Levante UD no utilizaron dinero de sus cuentas en las semanas y meses posteriores al encuentro. No sólo eso, sino que varios ingresaron diferentes cantidades en el banco y otros realizaron grandes gastos con dinero en efectivo de dudosa procedencia. Nadie, eso sí, ha podido comprobar de donde proviene ese dinero y ahora es tarea del fiscal probar que el origen de aquella presunta operación fue Agapito Iglesias.

La semana pasada, los exlevantinistas Héctor Rodas y Xavi Torres, ahora futbolistas del Betis, explicaron a la juez que no sacaron dinero de sus cuentas, durante el verano posterior a aquel polémico partido, porque todos sus gastos corrieron a cargo de sus padres.

El defensa Miquel Robusté, ahora en el Cartagena, fue preguntado por un ingreso de «500 euros» en su cuenta en las fechas posteriores al encuentro, después de haber sacado en los meses anteriores cantidades de hasta 9.000 euros. Y a Javi Venta le cuestionaron si es cierto que al hijo del presidente del Villarreal, Fernando Roig Negueroles, le contó en su día que el partido estaba amañado, a lo que se negó rotundamente. «No tendría sentido que al siguiente año me contratara ese club», vino a decir el exfutbolista con una lógica carga de ironía. La misma tensión se vivió en la sala, más tarde, cuando la juez se equivocó al preguntar a Jorge López: «¿Es cierto que cobró del Zaragoza para dejarse perder?».