Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La propiedad del Levante UD

La lucha por controlar la Fundación

Los accionistas elegirán a 12 nuevos patronos en la junta, pero el consejo del club no ha explicado el proceso de votación ni la identidad de los candidatos

La lucha por controlar la Fundación

La lucha por controlar la Fundación

La junta general de accionistas del Levante UD, programada para el 19 de diciembre, determinará la configuración del nuevo patronato de la Fundación del Levante UD Cent Anys, propietaria del 69,23 % de las acciones del club y, por tanto, accionista mayoritario de la entidad. Los accionistas, con la abstención de la Fundación, decidirán el nombramiento de 12 de los 23 nuevos patronos. O lo que es lo mismo, la mayoría del patronato. Este escenario ha agitado recientemente el ámbito social del club, marcado por lo acontecido en los últimos años.

En 2009, la Fundación compró el 74,71% del Levante UD (93.254 acciones) por 5,6 millones para evitar la liquidación del club, inmerso en un concurso de acreedores. Para ello, la Fundación solicitó un crédito de 5,6 millones, avalado por el Instituto Valenciano de Finanzas.

Se argumentó entonces que era una solución transitoria. El objeto a medio-largo plazo de la Fundación era pagar su deuda y redistribuir las acciones entre el levantinismo para democratizar la propiedad del club. Hasta entonces, para afrontar los plazos de la devolución del préstamo la única vía era la inyección económica desde las arcas del club. A diferencia de lo sucedido con el Valencia CF, nadie denunció una presunta asistencia financiera. Con todo, la Fundación ha cumplido con sus obligaciones y ha aplazado hasta 2022 el crédito para rebajar la cantidad a pagar cada año.

En 2013, con el club en Primera y en posiciones europeas, la Fundación recibió la autorización del Protectorado de Fundaciones y del IVF para sacar a la venta 23.963 acciones, menos del 20% de las que tenía. El precio que se fijó para cada acción fue de 67,8 euros. Desde entonces se han colocado 6.845 acciones que han supuesto 464.091 euros de ingresos. La Fundación controla ahora el 69,23% del capital social.

En el verano de 2015, el magnate norteamericano Robert Sarver presentó una oferta para quedarse con las acciones de la Fundación. Propuso un plan de negocio para el club, en el que invertiría 56 millones. En su oferta final daba cerca de 480 euros por acción. El patronato de la Fundación desestimó la venta al dueño de los Phoenix Suns (necesitaba el voto favorable de 22 patronos y sólo obtuvo el de 14), con el argumento de que el club era viable sin su llegada.

La negociación con Sarver, sin embargo, desgastó al patronato, que quedó dividido y cuestionado. Se replanteó la legitimidad de la Fundación, cuyos patronos habían sido designados sin un criterio conocido. En aquel patronato, de 33 miembros, había instituciones como la Universidad Católica, la Cámara de Comercio o Feria Valencia, sin presencia entre el levantinismo pero con derecho a decidir sobre temas trascendentales como la venta del club.

A raíz de ello se inició una fase de remodelación de los estatutos de la Fundación que se ha prolongado más de un año y está a punto de terminar. Entre otros puntos, se pretendía reducir el peso del consejo y las instituciones en el patronato, para dar cabida a más accionistas y levantinistas de base.

El pasado 15 de noviembre esos nuevos estatutos se aprobaron. De 33 patronos se pasará a 23. Siete serán de instituciones (Generalitat, Diputación, Ayuntamiento, Federación valenciana de fútbol, Veteranos, Peñas y Frog), tres serán del consejo (presidente y dos consejeros), uno será un expresidente y doce serán elegidos por club (6) y Fundación (6). Estos últimos doce serán escogidos por los accionistas en la junta del 19 de diciembre. Lo harán en tres tramos de acciones (cuatro por cada tramo) entre una lista de 36 candidatos. Sin embargo, el consejo del club, responsable de la convocatoria de la junta, aún no ha explicado el mecanismo para votar ni la identidad de los aspirantes a patrono.

En paralelo al proceso, en las últimas semanas ha nacido una nueva asociación que reúne a más de 300 accionistas llamada Frog (Foro de Responsabilidad y Opinión Granota), que ha absorbido al SAM (Sindicato del Accionista Minoritario), y que reivindica una total independencia entre la Fundación y el consejo de administración del club, ya que este colectivo entiende que la conformación del patronato depende en exceso de la directiva del Levante UD.

En ese contexto, José Luis López, patrono de la Fundación y expresidente del Levante UD entre 1993 y 1995, ha formalizado una oferta de 400.000 euros por 6.000 acciones, (el 5% del capital), con la condición de cerrar esta operación antes de la junta. Con esas acciones, López sería un accionista de mucho peso a la hora de elegir a los 12 nuevos patronos. La oferta se basa en el precio al que, desde 2013 y hasta hace dos semanas, se estaban vendiendo las acciones: 67,8 euros. Según anunció, su intención es delegar las acciones en las Peñas y el Frog para que ellos elijan a los patronos.

Sin embargo, la comisión ejecutiva de la Fundación no ha validado esta venta. Defiende que el precio de cada acción ha cambiado y es de 178 euros. El valor de los títulos no se había recalculado hasta entonces, ni siquiera después de la oferta de Sarver. Pese a que el club ha bajado a Segunda, la comisión asevera que el valor contable se ha incrementado y, para asegurarse de ello, ha encargado un informe al despacho legal de Broseta.

López, el Frog y algunos patronos creen que se está bloqueando la venta para que la distribución del poder accionarial no varíe antes de la celebración de la junta. En este sentido, cabe señalar que, en las últimas juntas, el consejo de administración ha contado con el apoyo aplastante de los accionistas minoritarios presentes.

A día de hoy, la familia Boluda, Miguel Ángel Ruiz (consejero), Jesús Crespo, Emilio Pechuán, José Tomás, Vicente Izquierdo y el propio López representan gran parte de los accionistas minoritarios. En sus manos está definir el nuevo patronato de la Fundación, es decir, el dueño del Levante UD, el encargado de nombrar y fiscalizar al consejo de administración y, en su caso, pronunciarse sobre una hipotética venta del club. La lucha por controlar la nueva Fundación del Levante UD ha empezado.

Compartir el artículo

stats