07 de diciembre de 2018
07.12.2018
Levante UD20CD Lugo

A octavos con licencia para soñar

El Levante sufre más de lo previsto para eliminar al Lugo en un partido en el que Aitor Fernández se convierte en el héroe inesperado con paradas decisivas - El choque se decidió al final porque antes los de Paco López erraron muchas ocasiones

06.12.2018 | 21:47
A octavos con licencia para soñar
Dwamena celebra el primer gol que marcó con el Levante.

El Levante tiene derecho a soñar con la Copa del Rey. Ayer, sin hacer un gran partido, se coló en los octavos de final tras derrotar al Lugo. Y a partir de ahora se genera el debate de si esta competición puede distraer del objetivo principal que, obviamente, es la Liga. Hay suficiente plantilla, en número y calidad, para que el torneo del KO no se convierta en un lastre y, si el sorteo es benévolo, pueda ir avanzando.

El Ciutat de València vio un encuentro discreto. Paco López echó mano de la segunda unidad y por momentos el equipo gallego le salió respondón, tanto que cuando ni siquiera se había cumplido el primer minuto de juego Carrillo estrelló el balón en el poste. Era un aviso.

El Levante modificó su sistema y dispuso un 4-3-3 que, como reconoció el técnico después del partido, era ofensivo pero generaba espacios que el Lugo podía aprovechar, como la ocasión que Muñiz y que interceptó Aitor Fernández, que ya en la segunda mitad se transformó en el protagonista del partido con intervenciones de mérito. Coke, Boateng, Dwamena y Mayoral estuvieron a punto de marcar, pero al equipo le faltaba mayor fluidez y, sobre todo, acierto ante la portería de Varo.

Al descanso se llegó sin que se alterara el marcador.

En la segunda mitad el Levante decidió apretar el acelerador. Primero Boateng y después Dwamena tuvieron en sus botas la posibilidad de marcar, pero el Lugo se dio cuenta de que el empate no le servía de nada y Juan Muñiz y Dongou estuvieron en un tris de amargar la mañana a los azulgrana, pero de nuevo surgió al figura de Aitor Fernández con dos buenas intervenciones.

Paco López se vio obligado a poner en juego primero a Jason y después a Campaña porque necesitaba orden en un equipo que comenzaba a sufrir más de lo esperado. El 4-3-3 pasó a ser un 4-4-2. El Lugo siguió merodeando por las inmediaciones de un Aitor Fernández que impidió que Campabadal marcara en la oportunidad más clara de los gallegos.

La réplica del Levante fue un disparo de Mayoral, preludio del gol de Coke de cabeza al saque de un córner en el minuto 79. En el 84 Mayoral lanzó al palo como confirmación de que el madrileño estaba negado ante el gol. El Lugo decidió morir matando y Dongou lo intentó en el minuto 91. ¿A quién se encontró? A Aitor Fernández.

Ya en el 93, Dwamena aprovechó que el portero del Lugo había subido al área del Levante a rematar un saque de esquina y tras recibir un pase de Rochina se pegó una carrera de 50 metros para marcar el segundo gol.

El día 13 rodará el bombo con el Levante dentro. Hay licencia para soñar a poco que el sorteo depare un rival asequible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook