11 de febrero de 2019
11.02.2019
EN DIRECTO
Un jurado popular declara no culpables a los investigados por el espionaje político en el PP
Superdeporte
Alavés10Levante UD

Flojera del Levante UD en Vitoria

El equipo azulgrana ofrece una pobre imagen y remata su semana negra con una dolorosa derrota

11.02.2019 | 23:03
Flojera del Levante UD en Vitoria
Morales intenta controlar un balón ante Maripán.

El Levante UD ha rematado una semana negra con una derrota. Con Toño en prisión y Jason en el campo, pero con un contrato preparado para firmar con el Valencia CF, el equipo de Paco López ha pasado por Mendizarroza con muy poca determinación. Recibió un gol en un córner y, después, buscó el empate con candidez: no fue capaz de crear una ocasión clara en todo el partido el día que su entrenador cambió el sistema a un 4-4-2 obligado por las circustancias. El resultado fue el de una derrota justa y dolorosa que sitúa al equipo azulgrana en una situación delicada. Décimotercero, sólo 4 puntos le separan de la zona de descenso. Necesita, más que nunca, líderes que levanten el vestuario.

La defensa del Levante UD fue un flan durante el primer tiempo. El Alavés, que no había ofrecido nada deslumbrante, tuvo más peso durante el primer tiempo. Menos posesión, es cierto, pero siempre se mostró más peligroso. Especialmente por la banda de Luna, por donde el japonés Inui, debutante ayer, se movió con comodidad a base de zigzags. Pasado el cuarto de hora, el lateral que sustituye a Toño obsequió al rival en la salida del balón y la jugada terminó con un remate de Calleri que escupió al césped la parte inferior del larguero.

En los partidos tacaños de oportunidades, el gol se cotiza carísimo y el Alavés no desaprovechó su segunda ocasión. Un córner rematado, desde el segundo palo, por Laguardia, con una blanda oposición de Doukouré. También pudo hacer algo más Aitor, que demostró el estado nervioso del Levante UD en un fallo que casi cuesta el segundo tanto al no atrapar la pelota.

La primera parte terminó con un susto morrocotudo. Morales cayó al suelo tras una entrada muy sucia de Wakaso. El Comandante se tocó la rodilla, bramando de dolor, y se temió lo peor. Regresó al campo poco después y pudo seguir jugando el partido.
El centro del campo granota fue otra laguna sobre el césped de Mendizarroza: Vukcevic, intrascendente, fue relevado por Bardhi nada más empezar la segunda parte, y Doukouré cometió más errores que fallos. Una lástima, porque el balón no llegaba a las bandas, donde no hubo nota en el examen a Jason.

El Levante UD adelantó líneas tras el descanso, pero fue un ataque infructuoso y el tiempo se consumió en un fútbol previsible, sin nadie que se decidiera a poner algo de mala leche en el asunto. Muchos córners, pero poca pólvora. Y no fue porque Paco López no lo intentó: con Bardhi, Morales, Roger y Mayoral, que sustituyó a Jason, se esperaban más ocasiones de gol. No hubo ninguna de mención. El que marcó fue el Alavés, en el descuento, para rematar una faena demasiado fácil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook