06 de noviembre de 2019
06.11.2019

El salvador en los partidos complicados

Enis Bardhi ha vuelto a ser clave en las dos últimas victorias del Levante UD, como lo fue en otros momentos

06.11.2019 | 01:12
Enis Bardhi remata de forma acrobática durante el partido en el que fue protagonista en el Reale Stadium.

¡Qué falta le hacía al Levante la nueva irrupción de Enis Bardhi! El macedonio está de vuelta y ha llegado para quedarse. No estaba siendo una buena temporada para el '10', que comenzó siendo titular y poco a poco fue diluyéndose, en parte por ciertas molestias físicas. Los contratiempos musculares, unidos a la flexibilidad táctica de Paco López en las primeras jornadas le apartaron del once hasta el partido de Anoeta. En el Reale Stadium volvió a ser titular. No lo hacía, ni más ni menos, desde la jornada dos contra el Villarreal. En uno de los momentos más complicados desde que llegara al banquillo granota, Paco López volvió a apostar por el genio macedonio, que respondió devolviendo esa confianza con dos destellos que culminaron con una victoria balsámica.

Ante la Real Sociedad, Bardhi volvió a ser ese futbolista que marca la diferencia, como otras tantas veces. De hecho, Bardhi ha sido decisivo para cerrar las últimas dos permenencias: aquel día en San Mamés cuando marcó dos faltas seguidas y aquel otro en Montilivi cuando marcó el 1-2 definitivo que terminó descendiendo al Girona.

El macedonio se ha propuesto continuar en esa línea y ayudar al equipo en sellar su objetivo por tercer año consecutivo. Lo de Anoeta fue una muestra más: hizo el 0-1 con un remate solo reservado para los supercraks; pared con Melero y remate sutil, de primeras, picando el esférico por encima de Remiro; y posteriormente, el internacional granota mandó un derechazo al poste, pero el rebote le cayó a Mayoral (0-2) que encarriló la definitiva victoria. Con lo cual, gran parte de aquel triunfo fue culpa de Bardhi.

Paco López volvió a repetir alineación contra el Barça. El 4-4-2 se ha asentado como la fórmula granota del éxito. Más allá de las dos victorias consecutivas, las sensaciones en torno a esa medular (Bardhi, Radoja, Campaña y Melero) son muy buenas.

Ese centro del campo ha revitalizado al equipo, que ha generado más peligro en ataque y ha dejado de sufrir tanto en defensa, en parte por las ayudas defensivas de los interiores. Este contexto hace crecer a Bardhi, que desde el costado zurdo se incorpora con peligro por dentro y potencia sus virtudes con diagonales que le ubican en la mediapunta, donde puede buscar la portería.

Rendir a domicilio, su mayor virtud

Además de su polivalencia, Bardhi puede jugar de mediocentro por dentro, de interior por la izquierda e incluso como extremo, una de las mayores virtudes del macedonio es su capacidad para crecerse ante las adversidades, en terretorios complejos. En terreno hostil el internacional saca las zarpas. En sus 75 partidos como granota ha marcado 13 goles, algunos de ellos vitales para el cuadro blaugrana. En la 17/18, su primera temporada de granota, marcó 9 goles, de los cuales 5 fueron en las últimas 5 jornadas, cuando el equipo se jugaba la permanencia. Doblete de falta en San Mamés (1-3), gol en Butarque (0-3) y doblete contra el Barça, con la salvación matemática certificada, fueron sus registros.

Por si fuera poco, Barhdi volvió a aparecer un año después, cuando más complejo lo tenían los pupilos de Paco López. Tras el empate del Girona, el centrocampista marcó el 1-2 definitivo en Montilivi, con el que el equipo volvió a asegurar su permanencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook