08 de diciembre de 2019
08.12.2019

La maldición de los centrales no frena

Paco López, que tenía la baja de los cinco zagueros, vio como los dos titulares de ayer tampoco acababan - Eliseo y Coke, nuevas víctimas

08.12.2019 | 04:15
La maldición de los centrales no frena

En el Levante la situación de los centrales es digna de estudio. El conjunto de Paco López afrontaba el partido contra el Valencia sin sus cinco zagueros disponibles. Róber Pier, al margen de no tener ficha todavía, Cabaco, Postigo, Duarte y Vezo están lesionados al completo. Cinco de cinco. Un hecho que provocó que el técnico del conjunto granota tuviera que improvisar en la jornada de ayer y poner a Coke, que no está jugando ni tan siquiera en su posición en todo el curso, y a Eliseo, central del filial granota. Con ambos se empezó el Derbi pero la maldición dejó KO a ambos por distintos motivos y el Ciutat de València vio como ninguno de ellos terminaba los 90 minutos sobre el terreno de juego.
Eliseo estuvo serio en el primer tiempo. Sin complicaciones en salida de balón. Cuando podía combinar lo hizo y cuando debía sacarse el cuero de encima también estuvo inteligente y supo manejar ese tipo de situaciones. De hecho, el canterano arrancó unos aplausos del Ciutat de València en el primer periodo en una ocasión en la que recortó ante la presión rival y sacó el esférico en condiciones. Pero en el segundo tiempo todo cambió. Sin la protección de Radoja, siempre cerca en esos 45 minutos iniciales, y con el grupo roto, el '40' se vio desprotegido y falló en algunas situaciones de juego. Además, el árbitro hizo bueno el tópico de que expulsar a los 'chavales' es siempre mucho más fácil y le sacó una segunda amarilla incomprensible para enseñarle el camino a los vestuarios antes del final del choque.

El canterano era el primero en caer, pero no el último. Coke Andújar fue el siguiente. El lateral, ayer central, fue trasladado a un hospital tras sufrir un balonazo en la cabeza durante el partido ante el Valencia que le dejó conmocionado. Según informó el entrenador levantinista, Paco López, Coke iba aser sometido a pruebas en un centro hospitalario de Valencia porque «no recordaba nada de lo sucedido» después del balonazo en la cara tras un balón centrado por su compañero Rochina en el minuto 77. Después haber sido sometido a unas pruebas en el hospital, Coke fue dado de alta sin problemas y se espera que esté listo para entrenar esta semana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook