02 de agosto de 2020
02.08.2020
Levante-emv

La evolución defensiva es una de las claves en Orriols

El Levante UD pretende confirmar para el año próximo su mayor seguridad defensiva: la campaña pasada encajó 13 goles menos que en la anterior

02.08.2020 | 04:15
La evolución defensiva es una de las claves en Orriols

Hace ahora poco menos de un año, Paco López manifestó en la rueda de prensa previa al inicio de LaLiga su deseo de reducir la cifra de goles recibidos. «Quiero que encajemos menos y que sigamos marcando», dijo. El Levante se había caracterizado el curso anterior por ser un conjunto con una facilidad singular de marcar gol... pero también de recibirlo. De hecho venía de ser el segundo conjunto más goleado (66 dianas), solo superado por el colista Rayo Vallecano (70). Siquiera el Girona (53) o el Huesca (65), los otros dos equipos que perdieron la categoría, tenían peor registro.

¿Cómo superarlo? Mejorando en la defensa en todos los aspectos. La 19/20 será recordara por la soberbia actuación de Aitor Fernández, el guardameta con más paradas de la competición (158), pero también por la irrupción de Miramón o Clerc en los costados. No sin olvidar el pivote, con Radoja como debutante y con Vukcevic dando un paso al frente. También será un curso para recordar por las distintas parejas que conformaron el eje de la zaga. Y sobre todo, por el estilo de juego. El resultado final fue que el equipo encajó un total de 13 goles menos por saber leer mejor los partidos. Incluso recibió menos goleadas, otro hecho que demuestra que el paso al frente a nivel defensivo fue clave en el crecimiento; el equipo pasó de encajar cuatro o más goles en cuatro ocasiones en la 18/19 a hacerlo la mitad en la 19/20, en el 4-0 ante el Getafe 2-4 ante el Valencia, además dos partidos de forma consecutiva.

Eso sí, el cambio no implicó la renuncia al ADN característico de Paco López, aquel que le llevó a conseguir sus éxitos. El conjunto granota encontró «el equilibrio», ese término también acuñado por el preparador de Silla como otro de sus objetivos para el pasado curso, y se amoldó mejor a cada circunstancia específica.

De atrás hacia delante
La idea está clara: una buena defensa es el mejor comienzo para construir un buen ataque. No importó que el equipo no andara igual de fino en boca de gol; este curso anotó 12 dianas menos, porque los de Paco López consiguieron reducir la cifra de goles encajados. La diferencia de goles pasó a ser de -7 a -6, una mínima mejora, pero esta vez el cuadro granota sumó 49 puntos, cinco más que un año atrás.
Y en base a esta idea, el proyecto para el curso próximo ya ha comenzado con la llegada de los primeros refuerzos. Cómo no, algunos de ellos con la intención de consolidar la línea defensiva (no se han de olvidar a Jorge de Frutos o a Dani Gómez como opciones para el ataque).
La idea del equipo es retener a Aitor Fernández en la portería, aunque ser el portero con más intervenciones con éxito en LaLiga es un cartel que puede atraer al interés de distintos equipos. En el costado diestro ya ha incorporado a Son para que dispute el puesto con Miramón y veremos si con Coke (cuya continuidad no está cien por cien garantizada).

En la izquierda, con Toño y Clerc la competencia de nivel está asegurada después de una temporada con alternancias diversas y en el pivote, la llegada a coste cero de Malsa incorpora un perfil más que necesario por su movilidad en la medular para compaginar a Radoja y Vukcevic. De hecho, el francés llega para ocupar ese vacío que dejó Lerma tras su marcha a la Premier League. Y además, con la salida de Bruno se espera que la dirección deportiva busque un quinto central para batallar con Vezo, Postigo, Duarte y Róber Pier por el puesto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook