El Celta de Vigo se llevó la victoria ante el Levante (2-0) en el partido que inauguró la jornada 34 en la Liga Santander gracias a los goles de Brais Méndez y Augusto Solari, que permiten al conjunto gallego soñar con los puestos europeos aunque todavía siga a nueve puntos de la quinta plaza.

El equipo del 'Chacho' Coudet salió con más fuerza y pronto se hizo con el dominio del partido. Sin embargo, no fue hasta el tramo final de la primera parte cuando generó las mejores ocasiones. Una de ellas terminó en penalti sobre Santi Mina. Así lo señaló el árbitro, pero el VAR actuó para corregir su decisión.

El contacto de Duarte fue muy leve, pero suficiente para la pena máxima, sin embargo, Mina comenzó la jugada en posición antirreglamentaria. El 0-0 mandó al descanso aunque el Celta había puesto más argumentos para acercarse a la victoria. El Levante, por su parte, intentó reaccionar tras el paso por vestuarios.

El equipo de Paco López, alicaído desde su eliminación copera, suma siete derrotas consecutivas y mantiene ocho puntos sobre el descenso. No deberá confiarse si no quiere sustos durante el mes de mayo. Roger intentó cambiar la suerte de los granotas con un remate que no fue certero, a pase de Clerc, pero fue insuficiente para hincar el diente a los olívicos.

A los seis minutos, se produjo la genialidad de la noche con el 1-0, obra de Brais Méndez, que picó con gran sutileza un pase magnífico de Iago Aspas en el balcón del área. El gol fue una obra de arte que puso en franquicia a los vigueses, capaces de crecer con su fútbol gracias al respaldo del marcador.

Ya en el 74' llegó el 2-0 de Augusto Solari tras una gran jugada por la banda izquierda en botas de Aarón. El tanto apagó al Levante y permitió a los gallegos terminar el partido sin sobresaltos y con un triunfo que les da licencia para seguir soñando con Europa.