Pese a que Paco López lleve la friolera de cinco temporadas en el Levante, el técnico de Silla nunca se vio envuelto en un escenario de difícil gestión en cuanto a vestuario. No por actitud, sino por cantidad. De los treinta y dos que arrancaron la pretemporada bajo las órdenes del entrenador granota quedan veintisiete, y pese a que la cifra se haya reducido en cinco futbolistas, la situación continúa siendo crispante. Diez días después de que la ventana para acometer transferencias se cerrase, Paco deberá esperar hasta enero para que los que no cuenten en sus planes mantengan la masificación que existe en el primer equipo. Mientras, suspira por una «situación ideal», alejada de la realidad. «Hay que diferenciar lo que sería una situación ideal y real. No es ideal, pero es la real, en la que nos tenemos que adaptar rápido porque esto tiene que ser así. Hay que sacar el máximo rendimiento a lo que tenemos», dijo el entrenador, en rueda de prensa, tras ser preguntado sobre su balance del mercado de fichajes.

Pese a no destapar ningún titular, tan solo una interpretación que quedó en el aire, no quiso descifrar cuáles son sus sensaciones personales al cien por cien, aunque reconoció que nunca se ha caracterizado de ser un entrenador que se queje de lo que suceda en el día a día. No obstante, apuntó que conoce de primera mano a dónde debe manifestar sus sinsabores al continuar con una plantilla con exceso de equipaje. «No voy a ser más explícito. Ni soy, ni seré, un entrenador que se queje. A quien le corresponda le daré mi opinión», cerró un asunto por el que le insistieron en su comparecencia pública.

Mientras la afición le da vueltas a cómo el Levante solventará la baja de De Frutos, Paco López dijo que es «un jugador importantísimo», pero que cuenta con un abanico de opciones para solucionar la ausencia del ‘18’, sin desviar la posibilidad de modificar el dibujo. «Tenemos otras alternativas y la que entendamos que es la mejor la utilizaremos. Hay otros jugadores que, aunque no tengan las mismas características, pueden darnos algo diferente. También, incluso, cambiar de sistema», comentó en una rueda de prensa en la que se desconocía la lesión de Enis Bardhi.

A Mustafi le falta rodaje

Uno de los nombres de la semana ha sido Shkodran Mustafi. El central alemán llegó al Levante pasado el límite de tiempo para realizar traspasos debido a su condición de agente libre, pero supuso la incorporación que, a priori, eleva el nivel en la retaguardia. Pese a ello, Paco López reconoció que al ex del Schalke 04 le falta rodaje para competir en la élite del fútbol español, aunque creyó que el hecho de conocer el idioma y la ciudad facilitará su aclimatación. Su llegada aumenta mas si cabe la competitividad en ese puesto. Hay que tener en cuenta que no juega desde mayo, ha entrenado solo en pretemporada y requiere un tiempo para adaptarse a los esfuerzos de este juego. No es lo mismo entrenar solo que con un equipo. Facilita el hecho de que conozca la liga, la ciudad, el idioma y eso ayudará a tenerlo antes de lo previsto», dijo sobre el defensa germano.

Por último, Paco López puso en valor al Rayo Vallecano y reconoció que será un rival muy difícil. No obstante, confía en que la afición dé el empuje suficiente como para llevar en volandas a su equipo hacia la victoria. «Nos hace mucha falta nuestra afción, porque va a ser un partido igualadísimo, muy complicado. Un equipo que te lleva a un ritmo muy alto, te acelera todo. Tienen hambre y eso les hace un equipo todavía más peligroso», finalizó el técnico.