La decimotercera lesión del Levante en lo que llevamos de temporada le tocó a Roger Martí, quien después de andar renqueante en los últimos partidos, su cuerpo ha decidido hacer un alto en el camino. El ‘9’ se cayó de la convocatoria del encuentro contra el Getafe a última hora debido a una fascitis plantar que comunicó el club el pasado lunes. Pese a que no se trasladó el tiempo que estará lejos del terreno de juego, el periodo será inicialmente de tres semanas. Ciclo en el que el Levante se jugará su devenir en LaLiga Santander al medirse, una vez supere el bache de Sevilla y Atlético de Madrid, a dos rivales directos como Granada y Alavés.

Según los plazos de inicio, su vuelta al ruedo está prevista para cuando finalice el parón por compromisos internacionales, de cara al choque que medirá a su equipo contra el Athletic Club de Bilbao. Sin embargo, Roger Martí detendrá su actividad física por pura necesidad. El delantero arrastra dichas molestias desde hace meses, ha competido sin sentirse cómodo sobre el verde y con un dolor que nunca le hizo sentirse al cien por cien. Por ello, contra el Getafe se decidió no correr riesgos, y Roger, mentalizado en recuperar su mejor versión una vez supere su lesión, considera oportuno frenar y recuperarse para rendir al máximo, aunque intentará volver a estar junto a sus compañeros lo más pronto posible.

El percance del atacante contrasta con el regreso de Roberto Soldado después de dos meses lejos del ámbito competitivo. Ambos hicieron tándem en la jornada inaugural de LaLiga Santander 21/22, pero sus distintos contratiempos les han impedido volver a coincidir. Ahora, será el ‘Pistolero’ el que se suma a la lista de una enfermería que, con la vuelta al trabajo de manera parcial de Nikola Vukcevic y Mickael Malsa, comienza a vaciarse para afrontar los siguientes partidos con máximas garantías.