El Levante de Javier Pereira tiene un problema cara a gol. El equipo ha sido incapaz de ver puerta en tres de los cuatro partidos que ha disputado como local en el Ciutat de València desde el cambio de entrenador. Un dato peligroso que ocupa y preocupa al nuevo técnico granota y para el que surge encontrar soluciones. El Valencia de Pereira se estrenó en LaLiga con un empate sin goles contra el Getafe de Quique Sánchez Flores. La tendencia pareció cambiar en el 2-2 al Atlético de Madrid. Sin embargo, los dos siguientes partidos han acabado con el casillero de goles a cero contra el Granada (0-3) y ante el Athletic de Bilbao (0-0).

El Levante no ve puerta en el Ciutat desde que Enis Bardhi marcó el segundo de los penaltis a Jan Oblak en el minuto 90. Fue el pasado 28 de octubre. Desde entonces, han pasado 180 minutos sin que ningún futbolista del Levante haya marcado. Un déficit ofensivo (12 goles) que lastra al equipo. En la clasificación solo hay cuatro equipos de LaLiga que hayan marcado más goles que el Levante esta temporada: Getafe (6), Alavés (8), Granada (11) y Elche (11). El Levante necesita puntería. Anoche buscó el gol, pero no estuvo fino en los metros finales. Por si fuera poco se encontró con el portero del Athletic y de la selección española. Unai Simón firmó la parada del partido en el minuto 77 con una mano imposible bajo la lluvia a De Frutos que parecía el 1-0 y que ya se cantaba en las gradas del Ciutat. El equipo dio un paso adelante al final para buscar la victoria en el diluvio, pero no fue suficiente.

Una de las lecturas positivas que deja el partido es la portería a cero. El Levante fue capaz de no encajar ningún gol recuperando la fiabilidad defensiva perdida. Algo que no había conseguido en los últimos cuatro partidos contra el Alavés, el Granada