Ganar no es una necesidad nueva en el Levante, pero la llegada de Alessio Lisci y la victoria en Copa da esperanzas a un conjunto granota que tiene «otra cara» tras ganar contra al Melilla. «Siempre se echa de menos ganar. Ganar es ganar y siempre ayuda», señaló el técnico. Y a pesar de que la mejoría en liga aún no ha llegado el entrenador está contento y piensa que su equipo tiene posibilidades de ganar contra el Osasuna. «Estoy muy satisfecho. A nivel de espíritu y de concentración el equipo me está dando respuestas muy buenas. Está claro que el partido de Copa era contra un preferente, pero al final ganamos y eso es lo importante», explicó el entrenador.

Alessio sabe que si gana hoy el club podría darle confianza y dejarle como primer entrenador, aunque de momento eso no le importa. «He hablado mucho con Quico, pero no me interesa saber que va a pasar después del Osasuna. Ya veremos qué pasará cuando el árbitro pite el final», declaró. «Considero que mi perfil es idóneo para el Levante. Yo hago mi trabajo, hago todo lo que pueda y la decisión que tomen la aceptaré», añadió el técnico en la rueda de prensa previa al partido.