El Levante, con el mercado de fichajes a la vuelta de la esquina, afronta un periodo decisivo, pero sabe sobre qué recursos quiere poner la base de la reacción. La permanencia, con 60 puntos en juego, todavía es una posibilidad pese a lo díficil que se haya puesto el objetivo tras casi una vuelta sin conseguir una victoria. Pese a ello, Alessio Lisci tiene claro cuáles son los futbolistas sobre los que ha volcado su confianza para ir a por el objetivo en su primera toma de contacto con la élite. Jugadores a los que ha reforzado tanto en privado como de manera pública y que están teniendo protagonismo con él a los mandos del primer equipo levantinista.

A diferencia de Javi Pereira, quien inició su aventura decantándose por un guardameta y, un mes después, actuó de manera contraria, el ex del filial le ha dado las llaves de la portería a Dani Cárdenas.El guardameta de Terrassa, pese a haber encontrado estabilidad bajo palos, ha encajado ocho goles propiciados por errores y desajustes defensivos, aunque en el tanto que recibió de Puado salió en la foto. No obstante, la confianza en el canterano levantinista es máxima.

Por otro lado, Marc Pubill irrumpió en los planes de Alessio Lisci durante el Derbi ante el Valencia. Su notable encuentro del pasado lunes demostró que la apuesta en el joven lateral salió redonda. Mostró personalidad y ambición, y ante las carencias en ese sector del terreno de juego, el técnico italiano, buen conocedor de sus facultades debido a su paso por categorías inferiores, podría darle galones tras demostrar que no le tiembla el pulso en la toma de decisiones. De hecho, el debut en la élite del fútbol español de Pubill le ha colocado el cartel de transferible a Coke Andújar y a Jorge Miramón.

Pocas semanas después de su ascenso a Primera, Lisci se topó con la noticia negativa de la lesión de larga duración de Mustafi, seguramente, en su mejor momento. Con Vezo como teórico primer central, el italiano, mientras Postigo continúa recuperándose de su lesión, escogió a Óscar Duarte para hacer tándem con el portugués. Sin embargo, la decisión que se tomó en la reunión que tuvieron Alessio con los miembros de la secretaría técnica después del derbi fue la de ir a por un defensa central en el mercado de enero.

No obstante, una de las figuras que más se han visto reforzadas con el aterrizaje del transalpino a la élite futbolística nacional es Pepelu. El centrocampista valenciano ha pasado de vivir sumergido en el ostracismo de la mano de Javi Pereira a sentirse importante junto a Alessio Lisci. Aunque no jugó contra el Espanyol, el canterano vive una situación totalmente diferente. Bien considerado no solo por su trayectoria a sus veintitrés años, sino también en los planes del italiano, se postula como una pieza importante de cara al futuro inmediato del club para dar equilibrio y consistencia en la medular.