Marcelo Saracchi explicó en su presentación como nuevo jugador del Levante UD que el equipo granota fue la posibilidad que más le convencía de las que tenía sobre la mesa: «Había otras opciones pero quería venir a España y jugar en LaLiga». El uruguayo prometió aportar «garra» para sacar al equipo de los puestos de descenso «y si no, a afrontar los desafíos de la próxima temporada», aunque el curso que viene sea en el marco de la Segunda División.

Saracchi, ayer en el Ciutat de València. | J.M.LÓPEZ

El charrúa viene de sufrir una lesión del ligamento cruzado anterior en el mes de julio y, aunque es un jugador de futuro, tiene muchas ganas de ayudar al equipo en cuanto antes. «Mentalmente estoy para jugar ahora», aseguró. Sin embargo, en el aspecto físico aún le queda trabajo por delante: «Uno empieza a notar esa fatiga». Saracchi tiene entre ceja y ceja debutar para «demostrar cuanto antes al club que hizo bien» en abordar su incorporación como agente libre.

El lateral izquierdo se siente «en un muy buen estado» semanas después de quedarse sin equipo al desvincularse del RB Leipzig. Su paso por Alemania no fue tan fructífero como sus etapas previas en su Uruguay natal y en Argentina, así como en su reciente cesión al fútbol turco en el Galatasaray. El nuevo futbolista del Levante destacó que los cambios «en el día a día» que conllevó su fichaje por el equipo de Red Bull dificultaron su aclimatación y espera tener una mejor adaptación en València. En este caso admitió que la familia fue un factor que influyó para decantarse por la propuesta granota.

Justo antes de la rueda de prensa de presentación había tenido lugar la primera toma de contacto de Marcelo Saracchi con sus nuevos compañeros y el cuerpo técnico que lidera Alessio Lisci. «Un tema de saludar más que nada» según lo definió el uruguayo. Aunque la primera charla en profundidad con el entrenador queda pendiente para hoy, el defensa ya está «muy contento por el recibimiento de todo el club». Entre otras cosas, destacó que «no se ve un ambiente tenso ni nada por el estilo». Por otro lado, analizó el estado de forma del Levante: «Vi los últimos partidos y están muy bien. Son detalles para ganar o perder un partido y hay que tratar de dar la vuelta a esos detalles y ponerlos a favor». Aunque la situación clasificatoria no acompaña a los de Orriols, valoró positivamente la actitud que viene teniendo la plantilla: «Mirando los últimos partidos se ve que el equipo está mostrando esa rebeldía y esas ganas de quedarse en Primera».

La bienvenida de Quico

Como es habitual, Quico Catalán también tuvo unas palabras de bienvenida para el nuevo refuerzo del Levante. «Tengo que darle las gracias a Marcelo por querer unirse a este proyecto», le dijo. El presidente del club destacó que Saracchi es «una opción muy buena de presente y futuro» y le deseó lo mejor en esta aventura. En cuanto a su estado físico, «está en ese tiempo de adaptación y aunque quiere estar cuanto antes hay unos tiempos». El máximo mandatario granota también repasó la situación contractual de los jugadores cuya continuidad contractual depende de la permanencia del Levante en Primera, que son Jorge Miramón, José Luis Morales y Carlos Clerc. Aunque una posible salida de este último ya queda cubierta con el fichaje de Saracchi, Catalán defendió que el año que viene habrá tres laterales izquierdos. Por otro lado reconoció que hubo conversaciones con el agente del catalán para alargar su contrato, pero «el tema está parado».