El Ciutat de València cuenta las horas para convertirse en una caldera que lleve a los suyos hacia la victoria contra el Barça. La afición, motor incombustible de su equipo tanto en las buenas como en las malas, tiene la intención de engalanar Orriols mediante los banderines que habilitará el club en cada uno de los asientos, para generar un ambiente que aúpe al cuadro granota hacia tres puntos de difícil conquista por la entidad y rendimiento de rival, pero necesarios ante la urgencia que existe en clave granota. Con el apoyo del Ciutat de València, más llevadera será la travesía para un cuadro levantinista, penúltimo en la clasificación y a seis puntos de la permanencia, que es consciente de la importancia que tiene estar a la altura en los ochos encuentros que restan de competición, ya que la meta es competir en la élite del fútbol español la próxima temporada. El triunfo frente al Villarreal, trazado a través de un ejercicio de sobresaliente ejecución y de fe, da pie a creer en el milagro de la salvación.

Tras haber experimentado climas de crispación, decepción y frustración por los negativos resultados y la mala dinámica del equipo, Orriols espera impaciente a la cita frente a los culés con la ilusión de no solo aproximarse a la frontera de la permanencia, sino de vivir una noche inolvidable. Será la segunda vez esta temporada que los aficionados tendrán banderas de la senyera a su disposición, después de haber ondeado los colores azul y grana en el Derbi contra el Valencia. Ante el Cádiz, los seguidores granota ya emplearon dicha técnica de animación, en el que fue un enfrentamiento clave por la salvación en la élite del fútbol español, pero no tuvo el efecto esperado ya que el Levante acabó perdiendo la contienda (0-2). Esta vez, la afición, como de costumbre, volverá a darlo todo y hará todo lo posible para que los tres puntos se queden en territorio valenciano.

El Levante, junto a la Delegación de Peñas, organiza un desplazamiento a Granada para que el conjunto levantinista no esté solo en su trascendental final en Los Cármenes de la proxima semana.

La organización propone dos opciones para los aficionados que se quieran trasladar hasta tierras andaluzas: 30 euros, donde solo se contempla la entrada para acceder al estadio, y 70 euros donde, además de ticket para presenciar el encuentro, comtempla noche de hotel. Mientras, el club pagará el precio de los autobuses, con la finalidad de que acuda el máximo número posible de granotas a Granada. El horario para comprar las entradas será de 9:00 a 14:30 y de 16:30 a 19:30 el lunes y el martes en las taquillas del Ciutat de València, y el miércoles se podrán adquirir también de 9:00 a 14:30. No en vano, solo se podrá pagar en efectivo.