El Levante viaja a Huesca con la responsabilidad de estar a la altura del escudo

La última convocatoria de Miñambres dio pistas sobre el futuro de la plantilla, con diez canteranos y ausencias importantes, como la de Álex Muñoz

Levante UD

Levante UD

Rafa Esteve

Una nueva temporada está a punto de acabar en Orriols y da la sensación de que, según transcurre el tiempo, el grado de decepción aumenta entre una afición que suspira, más que nunca, con retroceder a los años de gloria, donde la única preocupación era la de conseguir la salvación en la máxima categoría del fútbol español con holgura y desprendiendo múltiples emociones sobre el terreno de juego. Nada queda de aquella época, para lamento de un Levante que, por tercer año consecutivo, cerrará su curso sin cumplir sus objetivos tras descender a Segunda División y quedarse a segundos de volver a Primera División.

El Alcoraz cerrará la persiana de la temporada granota sin ilusiones por las que luchar ni con el cosquilleo de pelear por sueños de gran envergadura. El empate contra el Alcorcón, sumado a otros tropiezos anteriores, han provocado que el equipo de Felipe Miñambres aterrice en la última jornada de LaLiga Hypermotion sin la posibilidad de entrar entre los seis primeros. Sin embargo, honrar el escudo, y cada una de las franjas de la camiseta, tiene que ser el deber de un equipo que no solo ha de sumergirse en un profundo periodo de reflexión, sino que también tiene que coger fuerzas para pelear otra vez por el ascenso a la élite del fútbol español la próxima temporada.

Contra un Huesca que logró salvar la categoría el pasado fin de semana contra el Cartagena, Felipe Miñambres, en su último encuentro como entrenador antes de enfundarse nuevamente la americana de director deportivo, tiene previsto hacer modificaciones y, llevándose a diez canteranos, «premiar a jugadores de la cantera» sin pasar por alto el máximo de tres licencias federativas por partido sobre el césped. Con rotaciones en mente, donde está asegurada la titularidad de Joan Femenías al que, a falta de pocas semanas para finalizar su contrato con el Levante, se le quiere premiar su honestidad y profesionalidad, el astorgano dejó en València ausencias significativas.

Sin Andrés Fernández, quien descansará tras su notable curso, no subieron al bus Capa, que se irá de Orriols tras ser irrelevante, Maras, que volverá al Alavés, Rober Ibáñez, asunto a tratar el próximo verano, Blesa... y Álex Muñoz. El alicantino acaba contrato y Orriols suspira por seguir contando con sus servicios, pero saben que será una misión muy complicada al tener intereses de Primera División. Sin embargo, el ‘3’ no cierra la puerta a seguir: «Si sigo en Segunda, solo será en el Levante», aseguró recientemente en una entrevista en À Punt.

Mientras, Postigo y Valle jugarán en Huesca, a la vez que Paco Cortés, juvenil, se estrena con el primer equipo. Una lista con mensajes hacia el futuro, con la obligación de ganar en Huesca y no dejarse llevar por la situación, pero sabiendo que se avecinan semanas intensas para buscar un único fin: ascender.