Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El muro lateral del castillo de Alpuente se derrumba tras años sin financiación

El consistorio advirtió en 2017 de la aparición de una grieta y entregó a Patrimonio y a la diputación una memoria del proyecto para repararlo

Derrumbe del muro del castillo, al lado de la iglesia. | LEVANTE-EMV

«Era cuestión de tiempo». Es la sensación que se respira en Alpuente desde hace unos días, cuando se levantaron con parte del muro lateral del castillo destruido. Los cascotes cayeron a pocos metros de una casa y en la parte trasera de la iglesia de Nuestra Señora de la Piedad y no hubo que lamentar daños materiales ni personales.

Sin embargo, la frustración de los vecinos y vecinas y sobre todo del ayuntamiento es saber que el desenlace podría haberse evitado: hay dos informes y una memoria de proyecto de restauración sobre la mesa de la Dirección General de Cultura y Patrimonio y sobre la de Medio Ambiente de la diputación, de quien depende Riesgos Geológicos, pero no se ha hecho ninguna inversión en el mantenimiento de este castillo que data del siglo X, cuando Alpuente era una taifa independiente. .

La documentación fue enviada hace cuatro años, con la gran nevada que cubrió La Serranía en 2017. Ya entonces, una grieta amenazaba la estructura del muro, de época medieval, que ha ido abriéndose con el paso del tiempo y de las nevadas. Entonces se emitió desde el ayuntamiento un informe de urgencia que se hizo llegar a Patrimonio de la Generalitat y a la diputación, y le siguió otro análisis en 2018. Más tarde se hizo también una memoria con un proyecto de reparación que también fue remitido a ambas instituciones en busca de financiación para restaurarlo y todo parecía que así iba a ser, pero nunca se destinaron fondos a este proyecto de reparación.

Ahora, debido al peso de la nieve y al deshielo tras el paso de Filomena, el muro ha caído. «Mientras valorábamos la situación, todavía caían cascotes», señala la alcaldesa, Alicia Pérez Debón. Además, se encuentra muy cerca de la torre albarrana, «única por su aparejo califal», lo que generó una preocupación extra, además de los turistas y visitantes que se saltaban la prohibición de no pasar.

Ahora, el ayuntamiento se encuentran a la espera de que los técnicos provinciales visiten el lugar y hagan una valoración de los daños y ver cómo ser repararlos.

Compartir el artículo

stats