Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Lista Roja del Patrimonio incluye el castillo de Ademuz y el molino de Vallanca

La muralla de la fortaleza ha caído en los últimos años mientras el Molino de la Villa agoniza pero aún puede recuperarse

La Lista Roja del Patrimonio incluye el castillo de Ademuz y el molino de Vallanca | F. BUSTAMANTE

La Lista Roja del Patrimonio que tiene la entidad sin ánimo de lucro Hispania Nostra ha llegado a los 1.000 monumentos. Todos ellos presentan un avanzado estado de degradación y olvido pese al elevado valor histórico que tienen. En la Comunitat Valenciana hay 46 y de ellos, una treintena está en la provincia de València. La primera semana de noviembre fueron dos vestigios del Rincón de Ademuz los que entraron en el listado: el castillo de Ademuz y el Molino de la Villa de Vallanca. En total, esta comarca tiene nada más y nada menos que siete monumentos en peligro de derrumbe, lo que le hace ser la segunda con más patrimonio en riesgo de toda la autonomía, solo por detrás del área metropolitana de València.

La Lista Roja del Patrimonio incluye el castillo de Ademuz y el molino de Vallanca | L-EMV

En el caso del castillo de Ademuz, Hispania Nostra recuerda que tiene catalogación de BIC por su origen musulmán (aunque han aparecido restos romanos en este montículo) y su estado de conservación es de «ruina progresiva». Se conserva la base de una torre adjunta a una muralla y un muro perimetral y tres ventanas de tiro junto a un arco, que podría ser la salida de un túnel subterráneo sepultado bajo el depósito de agua que se construyó en nuestra época.

Según certifica la asociación, la base de la torre se ha ido «resquebrajando continuamente en la última década» al igual que la muralla adjunta, «llegando las piedras a caer sobre los merenderos que hay en el entorno». La descripción de su estado continúa: «El estado del muro perimetral es tan grave que se ha cortado la calle que hay debajo por peligro de desprendimientos, e incluso parte de la muralla cayó y destrozó un cobertizo anexo».

El Molino de la Villa de Vallanca, por su lado, fue construido en 1595 junto al río Bohílgues y la ruta excursionista que hoy une Ademuz y Vallanca. Es un sencillo edificio de planta cuadrangular hecho con mapostería ordinaria, excepto la portada de arco de medio punto, las cantoneras y la bóveda de la acequia que lo atraviesa, que es obra de canterería. Su estado es de riesgo total, aunque todavía recuperable. La parte que corresponde a la vivienda del molinero y el corral ya han colapsado, pero Hispania Nostra señala que podría «recuperarse su configuración original». El molino propiamente dicho, donde se aloja la maquinaria, es la más antigua y todavía se halla en pie, pero la cubierta podría caer encima. «Su restauración es urgente», sentencia la ficha.

Castillo y molino forman parte del patrimonio comarcal de elevado interés turístico, pero la asociación emplaza a las instituciones a actuar. La Diputación de València ha realizado algunas intervenciones pero son insuficientes en ambos casos, y urge intervenir tanto en estos monumentos como los de Castielfabib: La Casa Noble (s. XVII), el puente sobre el río Ebrón (x. XV), el Molino Hidráulico (s. XIII) y la central hidroeléctrica (s.XX).

Compartir el artículo

stats