Los bomberos forestales de la Generalitat Valenciana salvaron la vida de una perra utilizada para la caza que había caído por un barranco de 20 metros en la localidad de Chelva. Por fortuna, la vegetación amortiguó la caída de la peluda y se encuentra sana y salva.