Cuando la época invernal y el 22 de diciembre se van acercando a Valencia la ciudad comienza a volverse un poco más mágica. Las botellas de champán esperan a ser descorchadas y las calles se preparan para escuchar los gritos de alegría de los ganadores. Y aunque los décimos de la Lotería de Navidad puedan empezar a comprarse desde verano, hay quienes esperan hasta el último minuto para hacer cola en alguna de sus famosas administraciones, símbolo de la tradición navideña.

La Lotería de Navidad: una tradicional forma de comenzar la Navidad 

Entrar con el pie izquierdo y cerciorarse de que el lotero entregue el décimo con su mano derecha no está presente en la mente de todos los jugadores. Hay quien pasa el décimo por la barriga de una embarazada, la joroba de un jorobado o la escoba de una bruja, quien juega todos los años el mismo número por si toca y hay quien prefiere que el décimo roce el lomo de un gato negro.

Superstición o no, la compra de un décimo supone tres cosas: la primera, asegurarse la participación en el sorteo. La segunda, la posibilidad de que el boleto salga ganador. Y la tercera, el comienzo “oficial” del periodo navideño en España. 

Valencia ha sido clasificada como la cuarta ciudad con más suerte de España en la Lotería de Navidad y todo se debe a sus grandes administraciones de lotería. Si el número 5 es el preferido para El Gordo, no iban a ser menos las administraciones más afortunadas de Valencia. 

Santa Catalina o La Lotería Castillo, dos de las administraciones que aseguran el premio

El pueblo de Manises es el lugar más cubierto por tréboles de cuatro hojas en el panorama español, ya que su administración de lotería, Lotería de Manises, ha repartido el Gordo navideño hasta tres veces. Actualmente, es la administración que más décimos vende en toda la Comunitat Valenciana, y la tercera en hacerlo en España por detrás de La Bruixa d’Or en Lérida y Doña Manolita en Madrid.

También ha repartido tres primeros grandes premios la Lotería Bello, una de las administraciones más antiguas situada en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. 

Se ha consagrado como una de las administraciones con mayor volumen de ventas de España y es una de las pioneras en nuevas tecnologías. La Lotería Castillo ha repartido trece Gordos, un segundo premio y tres quintos premios. Ha sido la encargada de otorgar hasta en tres ocasiones el EuroMillones.

La Brujita Generosa empezó su estrellato en 2003, cuando repartió el Gordo de Navidad. En 2019 quiso repetir la sensación con el segundo premio.

Una de las administraciones más históricas y antiguas de Valencia, Santa Catalina, que abrió sus puertas en 1885, lleva repartiendo innumerables premios desde que en 1930 vendiera su primer Gordo. 

Comprando un décimo -o varios- en cualquiera de estas cinco administraciones con más suerte de Valencia puede hacer que la ventura otorgue grandes cantidades de billetes este 2021. Mientras, los loteros de las administraciones más famosas seguirán repartiendo décimos hasta el día del sorteo.