Los vecinos deberán esperar unos meses para beneficiarse de la menor presión impositiva, ya que la rebaja será efectiva en los recibos del próximo año. El munícipe destacó que el ayuntamiento puede ahora reducir este impuesto ya que el presupuesto de 2014 se cerró con un superávit de 1,6 millones.