Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agua

La CHJ insta a Dénia a cerrar su potabilizadora si sigue vertiendo la salmuera al río Racons

El ayuntamiento plantea disolver el residuo salino en pozos en lugar de construir un emisario submarino cuyo coste se dispararía a 2,5 millones

La CHJ insta a Dénia a cerrar su potabilizadora si sigue vertiendo la salmuera al río Racons

La CHJ insta a Dénia a cerrar su potabilizadora si sigue vertiendo la salmuera al río Racons

La potabilizadora que sostiene el suministro de agua potable de Dénia lleva desde que se puso en marcha, hace 23 años, arrojando la salmuera directamente al río Racons. De tanto en tanto, la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) envía escritos al ayuntamiento en los que le insta a cerrar la instalación si sigue contaminando un río que forma parte del parque natural de la Marjal de Pego-Oliva. El portavoz del gobierno local, Vicente Chelet, del PP, indicó ayer que el primer requerimiento de la CHJ data de 1996. El último acaba de llegar. Y el consistorio, avanzó Chelet, se ha decidido «por fin» a buscar una alternativa técnica para evitar los vertidos de residuos salinos.

El edil popular abogó por adoptar «una solución técnica» distinta a la habitual de construir un emisario. El ayuntamiento ha contactado con la Universidad de Alicante para que estudie una fórmula ecológica para deshacerse de la salmuera. La CHJ también está advertida de que el consistorio ya no va a dar largas con estos vertidos.

Chelet, que también es edil de Hacienda y Urbanismo, sostuvo que las obras de un emisario que arroje el sobrante salino mar adentro se dispararían a 2,5 millones de euros. De ahí que se opte por estudiar una solución más económica. Indicó que el coste se podría reducir a más de la mitad. Y avanzó que la opción sería disolver la salmuera en pozos. La Universidad de Alicante tiene experiencia en este campo. Ya ideó el sistema pionero de vertido de salmuera de la desalinizadora de Xàbia. Antes de arrojarla a la playa del Arenal, se diluye en agua marina y, así, se rebaja su salinidad y conductividad.

Aunque urge acabar con los vertidos en el río Racons y, como adelantó ayer Chelet, el ayuntamiento ya se ha puesto manos a la obra, no hay peligro de que la CHJ clausure ahora la potabilizadora de Racons. Así lo aseguró el portavoz municipal.

Compartir el artículo

stats