Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proyecto

Fomento rechaza el proyecto de convertir en hotel el faro del cabo de Sant Antoni

La oposición de los vecinos y del Ayuntamiento de Xàbia, así como de la asociación internacional de autoridades de faros, decantan el «no» del ministerio

Fomento rechaza el proyecto de convertir en hotel el faro del cabo de Sant Antoni

Fomento rechaza el proyecto de convertir en hotel el faro del cabo de Sant Antoni

El solitario faro del cabo de Sant Antoni, encendido en 1855, se librará del trajín de huéspedes y maletas. El Ministerio de Fomento rechazará el proyecto presentado por un empresario de Dénia para convertir este histórico edificio en un hotel de lujo de seis habitaciones.

Las fuentes consultadas por este diario avanzaron que la resolución del ministerio está al caer. Indicaron que la contestación ciudadana ha sido decisiva. La plataforma contra la privatización lleva recogidas en charge.org casi 14.000 adhesiones. Y ha convocado para este domingo una manifestación para reclamar que este faro, que está deshabitado, refuerce su uso público y se convierta en un centro de interpretación de la reserva marina del cabo de Sant Antoni. La protesta se realiza bajo el lema de que «no pare le luz del faro».

Pero sobre todo han sido las reticencias técnicas las que han decantado el «no» del ministerio a la concesión de 30 años que solicitó el empresario. Las mismas fuentes precisaron que la Asociación Internacional de Ayuda a la Navegación Marítima y de Autoridades de Faros (AIALA), que es la entidad técnica de referencia en señalización marítima, también es contraria a que este edificio, que está en el término de Xàbia y dentro del parque natural del Montgó, acabe convertido en un hotel.

Y la firmeza del Ayuntamiento de Xàbia también ha hecho papel. El alcalde, José Chulvi, del PSPV, incluso viajó a Madrid para argumentar en el ministerio de Fomento el rechazo a que se privatice el faro. El consistorio presentó una alegación que incidía en que el proyecto contravenía cinco normativas urbanísticas. Chocaba con el PGOU local, la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje (Lotup) de la Comunitat Valenciana, el PORN y el PRUG del Montgó y la propia Ley de Puertos del Estado y la Marina Mercante.

Además, el proyecto perdió a su principal valedor en noviembre. Entonces el presidente del Consell, Alberto Fabra, apartó a José Joaquín Ripoll de la presidencia de la Autoridad Portuaria de Alicante. El expresidente de la Diputación de Alicante e imputado por la trama de la basura de la Vega Baja, estaba por convertir los faros del cabo de Sant Antoni y de Tabarca en hoteles. Le sustituyó Juan Ferrer Marsal, de perfil técnico.

Con todo, el empresario de Dénia ya ha hecho camino. Ha alquilado a la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos por 20 años el edificio anexo al faro del cabo de Sant Antoni, el del semáforo.

Compartir el artículo

stats